El euríbor anticipa más dolor para los hipotecados en su último mes en negativo

El euríbor cerrará abril todavía en negativo, pero puede ser el último mes en hacerlo. Los hipotecados verán como a partir de ahora sus créditos se encarecen

El euríbor, el índice al que se referencian la mayoría de las hipotecas, se prepara para cerrar el mes de abril en negativo. Pero teniendo en cuenta la tendencia que sigue el indicador, puede ser el último mes que lo haga por debajo del cero por ciento.

La cotización media del euríbor, a falta de cuatro días, es del -0,028 y no solo es el nivel más alto de hace seis años, sino que también se sitúa por encima del cierre de marzo, cuando el euríbor acabó en el -0,237 por ciento. Hace un año el indicador se situaba en el 0,484 por ciento.

Publicidad

Y es que el euríbor lleva ya varios días del mes de abril coqueteando con el cero por ciento, a pesar de que el Banco Central Europeo (BCE) todavía tardará unos meses en acometer la primera subida de tipos.

Así, el euríbor tocó el 0,05 por ciento el 12 de abril para volver a cotizar en negativo, pero los dos últimos días de cotización (correspondientes al 21 y 22 de abril) volvió a terreno positivo: un 0,017 por ciento y un 0,084 por ciento respectivamente.

De mínimos a máximos en apenas un año

Lo cierto es que el euríbor ha pasado de marcar mínimos a máximos en apenas 12 meses. El indicador llegó a marcar mínimos históricos enero de 2021 cuando se situó en el -0,505 por ciento y se movió todo el ejercicio en torno a esos niveles. Únicamente comenzó a subir en enero de este año cuando el BCE confirmó en su reunión de diciembre que combatiría la inflación aunque supusiera frenar el crecimiento de la eurozona.

Esta idea ratificada en la reunión de abril siguió dando alas al euríbor, pero fueron las palabras del vicepresidente del organismo, Luis de Guindos, quién puso como fecha al final del programa de compras en julio (y a partir de mes podría darse la primera subida de tipos) las que terminaron de espolear la subida del euríbor.

Publicidad
Publicidad

Este hecho ha obligado a Bankinter a revisar al alza las estimaciones, tanto para este ejercicio como para 2023. De esta manera, el euríbor a doce meses acabará en el 0,40 por ciento este año y escalará al 0,80 por ciento en 2023.

Un nuevo dolor para los hipotecados

La subida del euríbor traerá una situación desconocida a los hipotecados. Los clientes con créditos bancarios que tengan que revisarlos ahora notarán un incremento en sus cuotas de entre 170 y 320 euros al año o lo que es lo mismo, entre 17 y 26 euros más al mes.

Esto impactará de manera negativa en los clientes bancarios, ya que el saldo vivo en créditos hipotecarios suponen 450.000 millones de euros hasta septiembre (último dato conocido y publicado por la Asociación Hipotecaria Española).

En cambio, la banca será la gran beneficiada, puesto que este alza permitirá aumentar los ingresos netos por intereses (NII) en sus cuentas. Aunque todavía habrá que esperar unos meses para el ver el impacto real.

Los bancos cambian su apuesta: todo a las hipotecas variables 

“Es difícil que un momento como el que hemos vivido, con unas hipotecas a tipo fijo muy muy bajas, vuelva a repetirse”, afirma Simone Colombelli, responsable de hipotecas de iAhorro, que apunta como uno de los motivos a que “los bancos ya están empezando a reajustar sus ofertas” e incluso es probable que vuelvan a hacerlo después de Semana Santa si la evolución del euríbor no se relaja y sigue la línea marcada hasta ahora. 

“En el mercado actual, una hipoteca a tipo fijo representa un riesgo mayor para la banca, lo que ha provocado un cambio repentino respecto a la estrategia llevada a cabo en los últimos años, en los que una hipoteca variable no era competitiva para las entidades por lo bajo que estaba el euríbor. Ahora, los bancos pretenden firmar el mayor número de hipotecas variables posible”.

Publicidad

Entonces, “las hipotecas a tipo variable se han abaratado y se abaratarán todavía más en los próximos meses, al ser esta es la única forma que tiene la banca para poder convencer al usuario de que las contraten”, añade Colombelli.

Sin embargo, si alguien está pensando en contratar una hipoteca a tipo fijo o en cambiarse de una hipoteca variable a una fija, todavía está a tiempo porque “el diferencial de tipos entre variable y fijo aún no es tan grande como para mover a toda la masa hacia la variable” y todavía se encuentran ‘chollos’ a tipo fijo en el mercado. 

En portada
Publicidad
Noticias de