El euríbor lanza la última llamada para los hipotecados que quieran el tipo fijo

El hipotecado a tipo variable está a tiempo de blindarse ante la subida del euríbor mediante la subrogación. Aunque ya han empezado los minutos de descuento

Última llamada a los hipotecados a tipo variable para subrogarse a una hipoteca a tipo fijo y blindarse así de la subida del euríbor.

Y es que euríbor, el índice al que se referencian la mayoría de las hipotecas, ya se acerca peligrosamente a tasas positivas, lo que encarecerá sus cuotas, entre 150 y 300 euros más al año.

Publicidad

Sin embargo, esto no tiene por qué ser un drama. Estos hipotecados todavía están a tiempo para subrogarse a hipotecas a tipo fijo, que, aunque han empezado a encarecerse por la subida del índice, todavía ofrecen intereses más que atractivos.

Precisamente, Simone Colombelli, director de hipotecas de iAhorro, reconoce que “estamos en un momento ideal para que todos aquellos que tienen una hipoteca variable se subroguen a una fija. Es muy buen momento porque en la actualidad los tipos fijos siguen muy bajos, aunque están empezando a subir poco a poco”.

Para Miquel Riera, experto en hipotecas de HelpMyCash, es una estrategia correcta ya que “aunque pagarán una cuota algo más cara tras el cambio, ya que los tipos fijos aún son más altos que los variables, las mensualidades no se encarecerán si el euríbor sigue subiendo”.

Además, estos hipotecados ya se han beneficiado de 6 años de un euríbor en negativo y un cambio a un tipo fijo les va a dar estabilidad en este contexto de incertidumbre política y económica, añade el experto.

Publicidad
Publicidad

¿Cómo se cambia de hipoteca variable a fija?

La subrogación por cambio de acreedor consiste de trasladar la hipoteca a otra entidad que ofrece mejores condiciones, es decir, tipos de interés más bajos, menos comisiones, que esté exenta de cláusulas abusivas o para cambiar el plazo de devolución. 

“Este caso suele ocurrir cuando acudimos a nuestra entidad bancaria a mejorar nuestra hipoteca y la entidad se niega a ello. Es entonces cuando acudimos a otro banco para que nos ofrezca unas mejores condiciones”, explica Colombelli. 

La mayoría de los bancos trabajan ya la subrogación de la hipoteca, pero la oferta de cada entidad dependerá de la situación del hipotecado.

Así, si el hipotecado tiene una hipoteca de euríbor más un diferencial del 1 por ciento, debería buscar una oferta a tipo fijo que comprendiera entre el 1 y el 1,5 por ciento “ya que a poco que escalara el  índice en terreno positivo, ya estaría compensando su préstamo”.

Riera señala que hay bancos como Kutxabank (desde el 1,40 por ciento) u Openbank (desde el 1,60 por ciento) que ofrecen buenos intereses, “aunque hay entidades con las que se pueden conseguir tipos más bajos si se negocia”.

Publicidad

No postergar la decisión

Si bien es cierto que el euríbor todavía cotiza en terreno negativo, su proximidad al cero por ciento hace que no sea conveniente que se retrase este cambio más.

Esto se debe a que ahora mismo la banca está en un proceso de cambio de estrategia: abaratamiento de las hipotecas a tipo variable y encarecimiento de las de tipo fijo.

Pero éste se está llevando de manera lenta, pero es plausible que se acelere cuando el euríbor ya entre en terreno positivo, por lo que si se retrasa la decisión las ofertas que se logren no serán tan competitivas y atractivas como las que existe actualmente.

Y es que no hay que olvidar que “el cambio de hipoteca fija beneficia al usuario porque le va a ser estabilidad”, señala Colombelli. Riera añade que, además, las cuotas no se encarecerán.

Publicidad

Para la entidad también es beneficioso porque les permite captar clientes con buenos perfiles de los que además tienen información de que son buenos pagadores porque llevan su préstamo al día.

El tirón de la subrogación no es nuevo

La subrogación hipotecaria tuvo su máximo apogeo en los meses posteriores al confinamiento, cuando llegó a dispararse. En ese momento, entidades como Banco Santander, Openbank y MyInvestor lanzaron ofertas jugosas.

Esto se debió a que, como consecuencia de la pandemia, el mercado hipotecario estaba parado y la única manera de crecer era atrayendo saldos hipotecarios de otras entidades.

De hecho, en julio de 2020 la subrogación creció un 50 por ciento según el Instituto Nacional de Estadística (INE), beneficiándose las hipotecas firmadas en 2013.

Sin embargo, poco a poco ha ido cayendo en el olvidó y ahora son un 40 por ciento menos las hipotecas que se subrogaron en enero.

Publicidad

● Añada las noticias de finanzas.com a sus redes sociales: Twitter | Linkedin | Facebook | Flipboard | Telegram | Instagram

En portada
Publicidad
Noticias de