Bancos para esquivar las comisiones sin tener nómina

El no disponer de una nómina no implica pago de comisiones. Tanto la banca online como la tradicional comercializan cuentas sin vinculación y sin cargos

Ningún cliente bancario discute que las comisiones han sido el objetivo a evitar en los últimos años. Los que tenían nómina domiciliada en el banco intentaban jugar esa baza para evitar el cobro. En caso de no conseguirlo tenían la opción de cambiarse de banco en busca de otro con unas condiciones más laxas.

Pero, ¿qué opciones tiene el cliente bancario que no disponga de unos ingresos periódicos? No todo está perdido. Hay entidades en las que no es necesario blandir una nómina para evitar comisiones.

Además, por regla general, y como destaca Estefanía González, portavoz de finanzas personales de Kelisto, no tienen menos servicios que el resto, salvo por dos salvedades.

"El cliente no tendría acceso a las promociones propias de las cuentas nómina, como las que incluye regalos, obsequios en forma de dinero, alta rentabilidad durante unos meses, etc", señala y, además, "el cliente tampoco recibiría una tarjeta de crédito porque, para conceder este tipo de productos de financiación, la entidad necesita asegurarse de que el usuario dispone de unos ingresos regulares".

Liderazgo de la banca online en el no cobro

La banca online ha frenado el cobro de comisiones. La gran mayoría de entidades digitales y fintech tienen cuentas sin nómina para los clientes que, bien no tienen esos ingresos periódicos, bien desean tener una segunda cuenta con operativa cien por cien digital.

Por lo que constituyen toda una alternativa. Desde Openbank hay dos opciones. Por un lado, la Cuenta Corriente Open, que no aplica comisiones y que tampoco es necesario domiciliar una nómina para abrirla. Permite hacer transferencias gratis y sacar dinero de todos los cajeros del Santander con la tarjeta de débito asociada.

Publicidad
Publicidad

En el caso de que el cliente quiera una cuenta que sea de ahorro, es decir, con cierta remuneración, pero con las mismas ventajas de transferencias, cero comisiones y operativa, la entidad comercializa también la Cuenta de Ahorro, que ofrece una rentabilidad del 0,5 por ciento, algo superior que la media de cuentas remuneradas en España y también por encima del precio oficial del dinero.

Otra opción viene de la mano de Coinc. Su Cuenta Coinc sigue siendo gratuita y no cobra por las transferencias ni por las tarjetas de débito y crédito, además, tampoco es necesario domiciliar la nómina y ofrece cierta remuneración, en concreto del 0,20 por ciento. Además, permite al cliente establecer metas de ahorro, lo que puede ser un buen comienzo para adquirir este hábito.

MyInvestor es una de las entidades que ha apostado más fuerte por este tipo de producto bancario. La entidad, además, tienta al cliente con una remuneración del 1 por ciento los primeros 12 meses sobre un máximo de 15.000 euros para pasar después al 0,1 por ciento.

Al menos 13 fintech operan en España y también ofrecen la posibilidad de abrir una cuenta sin comisiones, y sin tener que domiciliar la nómina. Entre las más conocidas destacan N26, Revolution o Bnext, que además, permiten tarjetas de débito, que en algunos casos como la de Revolution, aplican menos comisiones para retirar dinero en el extranjero.

La gran banca no quiere perder este tren

Incluso la banca tradicional ofrece cuentas sin comisiones, pero sin tener que domiciliar la nómina tampoco. En este caso, el único requisito es que se haga de forma online y ser nuevo cliente.

En este barco operan BBVA y Banco Santander. Ambas entidades han lanzado sucesivamente, y ante el temor de perder ritmo de captación de clientes y pasivo, cuentas sin comisiones, pero con tarjetas de débito gratuitas y sin ningún tipo de vinculación.

Publicidad

Evo Banco también es otra de las entidades que apuestan por este tipo de productos. La entidad ofrece una cuenta sin comisiones y sin exigencias, con transferencias inmediatas, bizum y cajeros gratis, lo cual también constituye una ventaja.

Bancos que piden algo

Sin necesidad de domiciliar la nómina, pero con algún requisito también hay opciones. Bankinter, por ejemplo, es uno de ellos. La entidad tiene su versión de la Cuenta Nómina, que tanto éxito le ha dado, con la Cuenta No Nómina, en la que si bien no es necesario domiciliar un nómina o pensión, sí que hay que realizar ingresos periódicos, gasto de tarjetas y domiciliación de recibos.

A cambio, el cliente tendrá acceso a una cuenta que ofrece una remuneración del 5 por ciento el primer año (para un máximo de 5.000 euros), para pasar al 2 por ciento el siguiente año.

Publicidad

ING tampoco pide una nómina para acceder a una cuenta sin cargos, pero sí que solicita ingresos mensuales de al menos 700 euros que provengan de otra entidad.

En portada
Publicidad
Noticias de