Deliveroo se estrella en su debut bursátil

Las acciones de la compañía de reparto de comida cayeron hasta un 30% en el arranque de la sesión

Deliveroo, la compañía de reparto de comida a domicilio, se estrella este miércoles en su debut bursátil en Londres. Las acciones de la firma británica pierden un 23% después de haber llegado a caer más de un 30% en el arranque de la sesión.

Un desplome que llega pese al volumen de la oferta pública inicial, una de las más esperadas de Europa, y con la que Deliveroo finalmente captó alrededor de 6.000 millones de euros en la ronda de financiación.

Rango de precio menor

La compañía fijó para su estreno en el selectivo londinense un rango de precios de entre 3,90 y 4,60 libras por acción.

De esta forma, Deliveroo quedaba valorada en unos 8.800 millones de libras, unos 10.300 millones de euros, según adelantó Bloomberg.

Sin embargo, la semana pasada la compañía, uno de los líderes en el segmento del delivery, redujo el rango a una horquilla de entre 3,90 y 4,10 libras.

Publicidad
Publicidad

Tras las caídas de este miércoles, las acciones se sitúan por debajo de su precio mínimo ideal y se mueven en el entorno de las 3,50 libras.

La situación de los riders

Un movimiento que llega en un intento de atraer más inversores ante los problemas reputacionales de Deliveroo por las condiciones laborales de sus repartidores.

El escaso margen de beneficio que obtienen los ‘riders’ y su situación de autónomos chocan con los nuevos criterios ASG (ambientales, sociales y de gobernanza) que se exigen desde ya a las cotizadas.

A este problema se une la estructura de acciones de clase dual que usará Deliveroo en su periplo bursátil.

Refuerzo del poder para su fundador

Esto permitirá al fundador y director ejecutivo, Will Shu, un amplio poder en el derecho a voto durante los próximos tres años.

Gracias a este tipo de estructuras accionariales, los dueños de las compañías mantienen el control de las mismas incluso después de lanzar la oferta pública inicial.

Publicidad

La incertidumbre de los inversores llega precisamente después de que la compañía registrara pérdidas de 226 millones de libras (263 millones de euros) en 2020 pese al impulso que recibió su negocio en los confinamientos durante la pandemia.

Esto se reflejó en la facturación de la compañía en el pasado ejercicio, que aumentó un 54% más frente al balance de 2019 hasta los 1.381 millones de euros.

Deliveroo guardó, además, 130 millones de euros en provisiones, cuatro veces más que el año anterior.

Publicidad

Impulso para Reino Unido

Con todo, la salida a bolsa de Deliveroo es la mayor operación en el mercado bursátil de Londres desde el debut de la multinacional Glencore en 2011.

Supone, además, el primer gran impulso para las operaciones en Reino Unido desde que se consumara, a principios de año, el brexit.

Algo que ha ido debilitando a Londres en los últimos meses ante la fuga de grandes corporaciones que han dejado la capital británica por la salida del bloque comunitario.

Gigantes de la banca de inversión como Goldman Sachs o JP Morgan han trasladado ingentes cantidades de activos a la que previsiblemente está llamada a ser la nueva capital financiera europea, la ciudad alemana de Fránkfurt.

En portada
Publicidad
Noticias de