Grifols redobla su apuesta por EEUU al comprar negocio diagnóstico de Hologic

La multinacional de hemoderivados Grifols ha redoblado su apuesta por Estados Unidos con la adquisición de la norteamericana Hologic por 1.750 millones de euros, en la que es una de las mayores operaciones corporativas anunciadas por una empresa española este año.

La primera operación de envergadura de Grifols en EEUU se remonta a 2010, cuando decidió lanzarse a comprar una compañía de mayor tamaño que ella, la estadounidense Talecris, por unos 3.400 millones de dólares -unos 2.800 millones de euros, al cambio de entonces-.

De esta forma, Grifols pasó a ser el tercer productor mundial de hemoderivados, por detrás de la estadounidense Baxter y de la australiana CSL.

Esa operación aumentó el grado de conocimiento de Grifols, una compañía que opera en un sector tan específico -el de los medicamentos derivados del plasma- que es realmente desconocida para el gran público.

No obstante, también en 2010, Grifols saltó a los titulares de prensa por otro motivo, los documentos de la administración estadounidense divulgados por Wikileaks.

Entre la documentación filtrada se descubrió que el gobierno estadounidense consideraba estratégicos solo tres lugares en España: el estrecho de Gibraltar, como único acceso al Mediterráneo desde el océano Atlántico; el gasoducto Magreb-Europa, que transporta gas desde Argelia hasta la Península, y las instalaciones de Grifols en Parets del Vallès (Barcelona).

Y es que Grifols produce allí, por ejemplo, la inmunoglobulina intravenosa, necesaria en cualquier operación.

Asimismo, dos de las principales instalaciones productivas de Grifols están en EEUU. Se trata de la planta de fraccionamiento de plasma de Carolina del Norte y la de Los Ángeles -la mayor del mundo-, mientras que la nueva planta de fraccionamiento que construirá Grifols se ubicará también en este país, en concreto en el complejo que ya tiene en Clayton (Carolina del Norte).

Fraccionar el plasma significa someterlo a diversos cambios de temperatura y condiciones químicas, entre otros procesos, que causan la separación de cada proteína con propiedades terapéuticas, de manera que estas proteínas, una vez purificadas y dosificadas, son utilizadas como medicamentos.

La vinculación de EEUU se acentúa aún más por el hecho de prácticamente todo el plasma con el que elabora sus medicamentos proviene de donaciones extraídas en EEUU.

En esta línea, en abril Grifols anunció que adquiría por unos 184 millones de euros el 100 % de la compañía norteamericana Interstate Blood Bank Inc (IBBI), uno de los principales proveedores de plasma privados e independientes en Estados Unidos, para reforzar su red de centros de donación.

Con la operación anunciada anoche, que se suma a la compra del negocio de diagnóstico de Novartis, en 2014, Grifols sumará una planta más en EEUU, la que tiene Hologic en San Diego, y otros 175 empleados.

Actualmente, Estados Unidos y Canadá aportan el 65,9 % de los ingresos de esta multinacional que cotiza en la bolsa española y en el Nasdaq estadounidense, mientras que la UE solo representa un 16,1 % y el resto del mundo un 16,7 %, porcentajes a los que hay que sumar un 1,3 % de otros negocios.

Grifols ganó el año pasado un total de 532,1 millones de euros, lo que supone un 13,2 % más que en 2014, impulsada por la mejora de sus ingresos en Norteamérica y en los países emergentes.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.