Empresas del IBEX

Siemens rechaza negociar una opa con los minoristas de Siemens Gamesa

Siemens ni siquiera se sentará a escuchar las demandas de los minoristas de Siemens Gamesa, que plantarán batalla en la CNMV o en los tribunales

Imagen de archivo de un aerogenerador de Gamesa

Los minoristas de Siemens Gamesa están en pie de guerra. No entienden por qué Iberdrola ha podido vender su 8% en el fabricante de aerogeneradores a la multinacional alemana a un precio de 20 euros por acción, cuando a ellos no se les ha ofrecido esta oportunidad.

La eléctrica ha cerrado un negocio redondo que reportará a sus arcas 1.100 millones de euros. Vende una de sus participaciones históricas a 4,5 euros más por título que la actual cotización de mercado, lo que ha desatado las quejas de los minoristas, que han pasado a la acción y exigen una opa a la multinacional alemana.

“Tenemos decidido el tema y plantearemos a Siemens la exigencia de que formule una oferta al resto de los accionistas. Una oferta de adquisición o compra. Que ofrezca a todos los minoritarios de Siemens Gamesa poder salir al mismo precio que ha salido Iberdrola, el otro accionista minoritario que estaba en ella”, explican a finanzas.com en fuentes de la Asociación de Accionistas Minoritarios (AEMEC).

La mala noticia para los minoristas es que Siemens no tiene intención alguna de lanzar una opa sobre la totalidad de Siemens Gamesa. Es más, ni siquiera se van a sentar con los minoristas a discutir sus demandas, según confirman a finanzas.com en fuentes del grupo alemán.  

Siemens ni siquiera se va a sentar con los minoristas de Siemens Gamesa a discutir sus demandas

Siemens y Gamesa (entonces participada por Iberdrola) acordaron su fusión en 2016 con el objetivo de integrar las operaciones del fabricante español de aerogeneradores con la filial eólica del grupo alemán. En ese momento, Siemens ya superó el 30% del grupo fusionado.

En estos casos, la Ley de Opas exime de lanzar una oferta por la totalidad de la compañía siempre que el hecho de rebasar ese umbral por parte de alguno de los accionistas sea para pilotar un proyecto industrial y no para tomar el control. Y por esta razón, la CNMV no obligó a la compañía alemana de lanzar una opa.

Siemens se aferra a la exención de la CNMV

Ahora, tras la salida de Iberdrola, en Siemens se aferran a estas razones. “Como parte de la combinación del negocio de energía eólica de Siemens con Gamesa en 2016, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) dictaminó que no se tendría que hacer una oferta de adquisición obligatoria. Esta renuncia sigue siendo válida”, recalcan desde Siemens.

En caso de tener que lanzar una opa por la totalidad de Siemens Gamesa, la operación sería sobre el 33% restante que no controla el grupo alemán, es decir, sobre 224,76 millones de acciones, que pagadas a 20 euros, elevaría la factura para Siemens en torno a los 4.500 millones de euros. 

¿Qué más leer?

Siemens avisa de un año duro tras desplomarse sus beneficios

Para Siemens sería una operación muy complicada, justo cuando acaba de pagar a Iberdrola 1.100 millones de euros, y luego de reportar un ebitda de 1.430 millones de euros en 2019, el 30% menos que una año antes, lo que sugiere que una año muy duro viene por delante para la compañía alemana. 

Fundamentos jurídicos

Así las cosas, a los minoristas de Siemens Gamesa no les queda más remedio que la vía administrativa, exigiendo a la CNMV que el grupo alemán presente una opa por la totalidad de la empresa. O bien acudir a los tribunales.

Fuentes de AEMEC confirman que seguirán adelante con esta batalla y entienden que sí hay fundamentos jurídicos para plantear la reclamación. “Si inicialmente había un proyecto industrial, y este proyecto se basaba en la colaboración de dos socios industriales como son Siemens e Iberdrola, la salida de uno de estos socios, nos coloca en la dinámica de una toma de control no en una industrial”, explican desde AEMEC.

Y si hay un control, “hay una obligación de hacer opa, que la tiene que hacer Siemens al precio en el que ha comprado en los últimos seis meses, a 20 euros”, recalcan los minoristas.

Los inversores internacionales prometen batalla

Por si fuera poco, los grandes inversores internacionales también prometen batalla. "Esto nos ha dejado perplejos, es muy inusual que a unos inversores se les ofrezca una prima de control y a otros no", explican a finanzas.com desde un fondo con sede en Londres con una gran participación histórica en Gamesa cuyos responsables prefieren permanecer en el anonimato. 

Siemens estaba exento de lanzar una oferta pública en 2016 sobre la base de que era un "proyecto industrial" respaldado por Iberdrola como accionista minoritario. Por eso, la salida de Iberdrola y el spin-off de Siemens Energy hacen que la situación sea muy diferente. "Esperamos que la CNMV investigue el asunto. Lo que está en juego es la reputación y la capacidad de inversión del mercado de valores español, deslizan las mismas fuentes, que no descartan emprender acciones legales. 

Al final, todo gira en torno a una a cuestión interpretativa, Defienden desde AEMEC y que pasa por interpretar si los cambios que se han producido son de la envergadura suficiente como para entender que ha habido “una toma de control sobrevenida” tras las salida de Iberdrola, que puede haberla después de la venta de la eléctrica.

Pocos incentivos para Siemens

Respecto a esta noticia, los analistas de UBS consideran que Siemens podría mostrarse reacia a hacer más compras a los minoritarios, pues la operación supondría dedicar 4.500 millones de euros, aunque también podría hacerse a través de un intercambio de acciones con la nueva Siemens Energy.

Además, los economistas del banco suizo consideran que Siemens estaría mezclando un activo más limpio, basado en las energías renovables, con otros “más sucios”, que descansan en los combustibles fósiles, lo que podría limitar la base de inversores potenciales.

También consideran que de hacerse la operación, la transacción en sí misma tendría implicaciones limitadas para el funcionamiento de Siemens Gamesa en el día a día. También creen que la escisión de Siemens Energy implicaría que el antiguo acuerdo entre Siemens y Siemens Gamesa tendría que renegociarse.

En lo que llevamos de año, las acciones de Siemens Gamesa suben en bolsa alrededor del 3%. Del consenso de 22 analistas que cubren el valor, el 18% recomienda comprar, el 50% mantener y el 32% restante es partidario de vender. El precio objetivo que calculan a doce meses es de 14,87 euros, lo que ofrece un potencial a la baja del 8%.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

¿Qué más leer?