Empresas del continuo

Monzón sigue al frente de Prisa con la cotización hundida durante su gestión

El conglomerado de medios pierde un 72 por ciento de su valor en bolsa desde que es presidente. Capitaliza 372 millones de euros

Javier Monzón, presidente de Prisa.

Javier Monzón seguirá al frente de Prisa como presidente no ejecutivo del grupo después de que los accionistas de la compañía le hayan renovado su confianza en la junta de accionistas del grupo que se ha celebrado este lunes (pese a los rumores que apuntaban en dirección contraria).

Sin embargo, no parece que el mercado haya aprobado su gestión de la misma manera. Al menos, eso es lo que refleja la cotización de la compañía. En concreto, las acciones de Prisa retroceden un 72 por ciento desde que Monzón (hombre de confianza de Santander en el consejo) accedió al cargo.

Actualmente, la capitalización de mercado de Prisa se sitúa en torno a los 372 millones de euros.

El daño realizado por el coronavirus

Es cierto que gran parte de la caída se debe al 64 por ciento que cede la compañía este año, un ejercicio claramente impactado por la pandemia de coronavirus (que se prevé que produzca una caída del 50 por ciento de la publicidad).

Si bien, su competencia en España se deja en torno a la mitad (Vocento cede un 39 por ciento en bolsa en lo que va de año).

¿Qué más leer?

El coronavirus pasa factura a Prisa: Moody’s le asesta una rebaja de la calificación

Asimismo, prácticamente ningún medio de comunicación internacional cede tanto como Prisa este año. De entre los comparables, solo la británica ITV se le acerca, con un retroceso del 51 por ciento en el año; seguida de la editorial británica Informa, que se deja un 46 por ciento; la multinacional de la publicidad de origen francés JCDecaux, que cae un 40 por ciento; y el grupo televisivo RTL, que baja un 35 por ciento.

A mucha más distancia, Vivendi se deja un 10 por ciento; Pearson cae un 9 por ciento; Schibsted retrocede un 6 por ciento; Axel Springer baja un 2 por ciento; y RELX se devalúa un 0,84%. Solo Wolters Kluwer sube un 4 por ciento en el año.

De hecho, el sector a nivel europeo cede un 20 por ciento de su valor en bolsa, un porcentaje mucho más cercano al que se deja Vocento que el que sufre Prisa.

El problema de la deuda

Pero es que los problemas de Prisa van más allá que la crisis del coronavirus. En concreto, lo que más preocupa a los inversores es la abultada deuda que la compañía no consigue embridar. “El problema de Prisa sigue siendo la deuda”, dice Virginia Pérez, de Intermoney.

Los distintos intentos de venta de Media Capital sirven para ejemplificar las dificultades que está encontrando la compañía para salvar este importante obstáculo.

En concreto, en 2017 llegó a un acuerdo con Altice para vendérsela a una valoración de 440 millones. Pero el regulador portugués de la competencia no autorizó la venta. Tras ese fracaso, en septiembre de 2019 se realizó un nuevo intento de venta a Cofina pero la valoración de Media Capital había bajado a unos 255 millones.

Para colmo, en diciembre se anunció una adicional rebaja en el importe de la operación hasta los 205 millones de euros. Pero la cosa no había terminado ahí. El culebrón prosiguió en marzo cuando Cofina desistió de la compra, al no haber logrado una ampliación de capital.

En mayo llegó un capítulo más, cuando Prisa anunció que vendía el 30 por ciento de Media Capital al grupo portugués Pluris por 10,5 millones, lo que implica una valoración implícita de Media Capital de 130 millones. Es decir, que de 440 millones se pasó a 130.

Santillana, ¿a la venta?

Tras esta decepción, vuelve a sonar la posibilidad de que Prisa venda Santillana, la joya de la corona del grupo. Para empezar, en esta junta se ha aprobado la separación de la gestión del negocio de educación del de medios de comunicación.

Sin embargo, aunque una medida de este tipo supondría reducir de manera importante la deuda del grupo, también le quitaría su sociedad más atractiva y saneada.

¿Qué más leer?

Tambores de fusión en la prensa española

Para paliar esta situación, el mercado cree que una consolidación del sector beneficiaría tanto a Prisa como a otros medios de comunicación españoles.

De hecho, inversores como Francisco Paramés (conocido como el Warren Buffet español) han incrementado recientemente su posición en medios como Prisa y Vocento (pese a la mala situación que viven) apostando precisamente por una posible concentración de los medios de comunicación españoles y una aceleración del proceso de digitalización en el que están inmersos.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses