Empresas del continuo

Meliá. El exceso de optimismo tras el ‘boom’ de las vacunas invita a la cautela

Meliá se revaloriza un 60% en apenas dos semanas pero descuenta un escenario demasiado optimista

Gabriel Escarrer, vicepresidente ejecutivo y consejero delegado de Meliá

Cuando Pifzer presentó el pasado 9 de noviembre los datos de efectividad para su vacuna contra el coronavirus, las acciones de Meliá se dispararon un 37% del tirón. Hasta la fecha, el rebote es del 62 por ciento. Si hay un sector y un valor que lo celebre, ese es el turismo y Meliá.

¿Qué más leer?

Pfizer anuncia que su vacuna tiene una eficacia del 90%

Claro que aún es muy pronto para cantar victoria, aún cuando las noticias despertaron el apetito por el riesgo de los inversores. Contando con este rebote, las acciones de Meliá todavía pierden el 32% en el saldo anual.

Es evidente que las noticias son positivas, pero como explican los analistas del Deutsche Bank, todavía es pronto para hacer muchas conjeturas sobre cómo será la recuperación del sector. De hecho, ni siquiera están teniendo esta posible recuperación en sus previsiones.

¿Qué hace falta para que se recupere el sector?

  • Es necesario en primer lugar que las restricciones impuestas por los gobiernos para contener los contagios se relajen por completo. Además, hace falta que los viajeros pierdan el miedo a contraer el virus, explican en el Deutsche Bank.
  • Esto sucederá cuando los nuevos casos del Covid-19 estén bajo control y cuando haya un porcentaje significativo de la población vacunada. Como mínimo, todo esto se podría extender hasta el primer semestre del año que viene, aclaran estos expertos.  

En el caso de Meliá, los inversores insisten en ver el vaso medio lleno, quizás sin tener en cuenta que aún quedan por delante algunos trimestres más de cifras muy duras. Tampoco es que el futuro del grupo esté en peligro, pero si hay razones para moverse con cuidado.

Meliá. Razones para la cautela

  • El sector hotelero en España “descuenta un escenario de recuperación demasiado positivo”, advierten los analistas del Sabadell. Por eso, sugieren mantener “cautela”.
  • “Queda varios trimestres de visibilidad reducida y muchas dudas sobre los hábitos de consumo de los clientes”, avisan los expertos de la entidad catalana. “Quedan todavía por delante 3 trimestres de bajas ocupaciones hoteleras y abultadas pérdidas”, coinciden en Bankinter.
  • En Meliá, la ratio deuda/ebitda aumentará hasta 3 veces en 2023, frente a las 2,1 veces actuales, de acuerdo con los cálculos del Sabadell.
  • El precio objetivo que calculan en el Sabadell es de 3,5 euros por acción, lo que implica un potencial a la baja del 35%. En el Deutsche Bank, aunque son algo más optimistas, obtienen un precio objetivo de 3,9 euros, que arroja una caída potencial del 26%.

En resumen. Hay razones y margen para que el mercado corrija con Meliá hasta niveles más razonables y acorde con la situación que vive el sector.

¿Qué más leer?

IAG y Meliá: los grandes triunfadores del IBEX en el mes de las vacunas

Por técnico, el valor no ha sido capaz de ir más allá de los 5,5 euros, máximos de junio, lo que sugiere que hay una resistencia frenando los avances.

Quizás la mejor noticia, como apuntan en Bankinter es que la viabilidad no está comprmetida y la cadena hotelera “tiene capacidad financiera para superar la crisis”.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses