Economía y política

Los ingresos de las aseguradoras se desploman

El ahorro gestionado se mantiene estable en torno a 193.600 millones de euros.

Pilar González de Frutos, presidenta de la patronal del seguro Unespa.

El sector asegurador está sufriendo los estragos originados por la pandemia del coronavirus. Así, la facturación de las aseguradoras por primas a cierre del segundo trimestre de 2020 se situó en 29.952 millones de euros, un 11,12% menos que un año atrás.

El desplome de la facturación hay que achacarlo «a los efectos de la crisis sanitaria y al confinamiento decretado para hacerla frente», según Pilar González de Frutos, presidenta de la patronal del seguro Unespa.

De los ingresos logrados hasta junio, 19.074 millones de euros correspondieron al ramo de no vida y los 10.878 millones restantes al de vida, según muestran los datos provisionales recabados por Investigación Cooperativa de Entidades Aseguradoras (ICEA).

Las líneas de negocio que más han acusado el cambio de ciclo han sido los seguros de vida, automóviles y diversos.

La facturación del negocio de vida, reflejada en los ingresos por primas, menguó al cierre del segundo trimestre un 26,02% en términos interanuales.

¿Qué más leer?

El Gobierno pide a las aseguradoras que suspendan dividendos y no recompren acciones

Este descenso se ha hecho sentir en el volumen del ahorro gestionado a través de seguros, que ha dejado de crecer. Las provisiones técnicas alcanzaron los 193.589 millones de euros a cierre de junio, un importe parecido al de un año atrás.

Ramas. El negocio de automóviles ha anotado un descenso de sus ingresos del 2,95%, hasta los 5.694 millones. Esa caída acusa, especialmente, la paralización en la venta de vehículos. A cierre de 2019, en comparación, crecía a una tasa del 1,52%.

  • Los seguros diversos han tenido un giro más pronunciado. Su facturación cayó un 1,70%, hasta los 4.698 millones.

Vida, en positivo

A pesar de las caídas experimentadas por autos y diversos, la facturación del ramo de no vida se ha mantenido en positivo gracias la inercia de crecimiento registrada en enero y febrero, y al aguante de las restantes líneas de negocio.

  • Los seguros que protegen inmuebles crecieron un 2,86%, hasta los 3.988 millones, “si bien ya se percibe una moderación significativa de este negocio”, aseguran fuentes de Unespa.
  • La partida de seguros de salud repuntó un 4,97% a cierre de junio, hasta los 4.694 millones.

Pero «lo peor está por venir», reconoce la presidenta de Unespa, ya que «hay que tener en cuenta que los efectos de las crisis en la actividad aseguradora se producen con un cierto retraso respecto a otras actividades económicas, por lo que el auténtico impacto de la presente situación lo vamos a recoger con más claridad en los próximos trimestres».

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.