Economía y política

Las rentas altas concentran el ahorro forzoso

La reducción del consumo se vio obligada por las restricciones de movilidad. La velocidad de salida de la crisis dependerá de cómo se gaste esa renta

Las rentas altas concentran el ahorro forzoso
Las rentas altas concentran el ahorro forzoso

La crisis económica provocada por el coronavirus provocó una caída del consumo sin precedentes, pero también que la tasa de ahorro repuntó con fuerza y se situó por encima del 16% de la renta disponible a mitad del año y para el conjunto de Europa, según el Banco de España.

Durante el segundo trimestre, los hogares ahorraron casi el 25% de su renta, tras un 17% en el primer trimestre, cifras muy por encima de los valores del 13% de finales de 2019. 

Llama la atención que este incremento del ahorro se produjo entre los meses de abril y junio, cuando los países comenzaron a salir del confinamiento.

España y Francia lideraron el ahorro por países aunque fue una tendencia de toda Europa.

La bolsa extraordinaria de ahorro, calculada como la diferencia sobre el promedio del primer semestre de los cinco últimos años, superó los 300 millones de euros en la zona del euro, lo que supone en torno a un 3 % del PIB. 

Ahorro forzoso más que por causas tradicionales 

En este incremento del ahorro de los europeos no han sido clave las cuatro variables habituales que intervienen en el consumo y que explican un mayor o menor cantidad de la renta disponible al ahorro: la renta, la riqueza, los tipos de interés y la confianza del consumidor. 

Durante el segundo trimestre el ahorro fue forzoso.  

Motivado por las las restricciones a la movilidad, tanto involuntarias —por las medidas que aplicaron los Gobiernos— como voluntarias, autoimpuestas por los ciudadanos para la protección de su salud. 

En cualquier caso, el ahorro de carácter forzoso estaría concentrado en las rentas más altas, debido principalmente a que son estas las que tienen un porcentaje de ingresos salariales menos expuesto a los sectores económicos más vulnerables a la crisis sanitaria. 

Por otro lado, el gasto no esencial más recortado durante la crisis, el dirigido a los servicios que conllevan interacción social, también tiene un peso algo mayor en el consumo de los hogares con mayor renta. 

La salida del ahorro forzoso podría impulsar la reactivación económica 

La velocidad de cómo se gaste ese ahorro forzoso determinará la rapidez o no de la salida de la crisis.

Pero para ello, el consumidor deberá contar con tres protecciones. 

  • Que se mantengan los estímulos fiscales
  • La evolución del mercado laboral
  • Y la solidaridad de los mercados financieros

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses