Economía y política

Las familias perdieron 68.000 millones de euros por la pandemia

Las familias sufrieron una pérdida de riqueza golpeadas por las caídas de sus activos en bolsa

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos

¿Qué más leer?

Las estrategias de las familias para superar la crisis del coronavirus

La riqueza financiera neta de los hogares e ISFLSH, que se obtiene deduciendo los pasivos de los activos financieros totales, se situó en 1,53 billones de euros a finales del primer trimestre de 2020, importe similar a un año antes, según datos del Banco de España. En términos intertrimestrales, la caída de la riqueza de las familias fue de un 6%.

Estos datos recogen ya el impacto de la incertidumbre provocada por la pandemia de coronavirus, ya que a partir de la última quincena de marzo se declaró el estado de alarma.

De hecho, los hogares sufrieron una caída del valor de sus activos netos financieros como consecuencia del desplome de los mercados.

  • Así, el saldo de activos financieros de los hogares e ISFLSH alcanzó a finales del primer trimestre de 2020 un importe de 2,29 billones de euros, un 1,1% inferior al de un año antes.
  • Y es que por un lado, los hogares invirtieron 43.000 millones de euros en activos financieros el último año, pero sufrieron pérdidas de 68.000 millones de euros debido, fundamentalmente, a la caída del precio de los activos de renta variable en el último trimestre como consecuencia de la crisis del Covid-19.
  • En relación con el PIB, los activos financieros totales de los hogares e ISFLSH representaron un 184,7% a finales del primer trimestre de 2020, lo que significa 5,9  puntos menos que un año antes.

Por tipo de activos, las familias siguen concentrándolos en en efectivo y depósitos (el 40% del total), seguido de participaciones en el capital (27%), seguros y fondos de pensiones (16 %) y participaciones en fondos de inversión (13%).

  • El efectivo y depósitos fue el componente que más incrementó su peso en los activos financieros de los hogares con respecto a un año antes, mientras que el peso de las participaciones en el capital fue el que más cayó.

Por otro lado, la deuda consolidada de las empresas y de los hogares e ISFLSH2 alcanzó 1,61 billones de euros, un 129,9% del PIB, pero se trata de 3,7 puntos porcentuales menos que hace un año, y mantiene la tendencia de ambas instituciones de ir reduciendo sus créditos.

¿Qué más leer?

El crédito se dispara en las empresas y se reduce en las familias

La deuda consolidada de las sociedades no financieras representó un 73,1% del PIB, mientras que para los hogares e ISFLSH fue un 56,9%.

 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses