Economía y política

La inflación subyacente pone entre las cuerdas al BCE

Una inflación subyacente a la baja podría meter presión al BCE para que adopte nuevos estímulos económicos

Sede del BCE

Los malos datos de inflación subyacente mete presión al Banco Central Europeo (BCE). De continuar así, el organismo podría verse obligado a aprobar nuevas medidas de estímulo económico. Aunque no será a corto plazo.

¿Qué más leer?

La inflación subyacente no remonta. Se sitúa por debajo del IPC general

Antes habrá que estar atentos a la rueda de prensa de su presidenta, Christine Lagarde, del próximo mes de marzo que podría dar alguna pista sobre las medidas que podría tomar la institución de mantenerse los datos. O arrojar nuevas previsiones. 

Lo cierto es que las actas del BCE publicadas señalaban que los bajos tipos de interés se mantendrán durante un periodo de tiempo prolongado. No sólo porque la inflación se mantiene en un nivel bajo, si no por los riesgos geopolíticos derivados del Covid-19.

Ya se habla que el virus restará tres décimas a la economía china y otros dos puntos porcentuales al PIB Mundial.

La montaña rusa del precio del petróleo

Lo que ha provocado que de nuevo se hable de estímulos económicos, pese a la revisión estratégica que hará Lagarde, han sido los últimos datos de inflación de la zona euro. Si bien la aumentó en 0,1 % hasta el 1.4% interanual, ha sido el precio del petróleo el factor que ha estado detrás.

¿Qué más leer?

Sin cambios en la actas del BCE. Los tipos bajos seguirán para apoyar a la economía

Así, la inflación energética subió un 0,2% interanual al 1,9% por el repunte del crudo de principios de enero.

Sin embargo, la inflación subyacente sorprendió a la baja, cayendo del 1.3% interanual al 1.1%, después de haber estado en una tendencia al alza más o menos constante desde el mínimo del 0.9% interanual en agosto.

El principal culpable fue la inflación de los servicios (del 1,8% interanual al 1,5%). Esto, a su vez, reflejó la volatilidad en los precios de las vacaciones combinadas, donde la inflación pasó de + 4.1% interanual en diciembre al -1.0% en enero.

Si bien la tendencia a partir de ahora debería ser al alza, el brote de covid-19, con focos ya en Europa (y en concreto en Italia) podría causar una mayor debilidad, al menos en el corto plazo, y consecuencias negativas en la industria del turismo.

En todos los países, la inflación IPCA aumentó una décima en Alemania (a 1.6%) y en Francia (a 1.7%). En España, donde la elasticidad de la inflación a los precios del petróleo es alta debido a los bajos impuestos a la energía, la inflación aumentó al 1,1% interanual (desde el 0,8%). En Italia cayó un 0,1% a 0.4%, con el país ahora sentado en el extremo inferior de la eurozona en términos de inflación, como es el caso del crecimiento.

El precio del petróleo ha estado en una montaña rusa en las últimas semanas, aumentando a fines del año pasado hasta principios de enero y luego cayendo bruscamente, antes de recuperarse en las últimas sesiones de negociación.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses