Economía y política

La engañosa caída de la morosidad

La tasa de morosidad cae a pesar del desplome del PIB y de los ERTE

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos

¿Cómo es posible que en España con 1,18 millones de trabajadores en ERTE y 3,7 millones de desempleados la morosidad siga a la baja? Y más teniendo en cuenta que la economía española se desplomó un 18,5% en el segundo trimestre.

La moratoria de los alquileres e hipotecas, los avales y los ICOs son la clave. 

Según los datos ofrecidos por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), son más de 96.300 millones de euros que recibieron tanto autónomos como empresas desde que aprobó el Gobierno aprobó esta medida para garantizar la liquidez.

El ministerio de Economía dotó una línea de 100.000 millones de euros, de los cuales ya se distribuyeron 96.301 millones a principios de agosto.

Esta cifra corresponde a 769.199 préstamos con un aval público de 73.193 millones, que forman parte dicha línea de crédito.

Las pymes y los autónomos siguen concentrando el mayor número de operaciones aprobadas así como la financiación concedida, con 754.588, lo que representa el 98% del total.

El importe avalado alcanza los 53.303 millones, lo que ha permitido que estos dos colectivos hayan recibido 66.685 millones.

Las empresas de mayor tamaño han obtenido 29.614 millones en financiación, a través de 14.611 operaciones avaladas por el Estado con 19.888 millones. 

Fuentes bancarias reconocen que puede haber un problema de morosidad cuando se acaben esas líneas "especialmente en empresas que les cueste retomar la actividad anterior a la pandemia".

La moratoria da un balón de oxígeno para las familias

Por otro lado, el Congreso aprobó extender hasta el 30 de septiembre la moratoria en alquileres e hipotecas, que permite aplazar hasta tres cuotas el pago de sus obligaciones. Según datos del Ejecutivo, cerca de 200.000 personas se han acogido a esta posibilidad desde su entrada en vigor.

  • La prorroga también se hace extensible a los préstamos al consumo, con 364.000 solicitudes. 
  • Además, la prohibición de los desahucios sin alternativa habitacional seguirá vigente hasta el 2 de octubre.
  • Asimismo, también se acordor prorrogar hasta el 30 de septiembre la prohibición de suspender el suministro de agua, energía eléctrica y gas en ningún domicilio que tenga la consideración de primera vivienda, así como la vigencia del bono social eléctrico, un descuento directo en la factura dirigido a los consumidores vulnerables.

En mayo cayó la morosidad

A pesar de esta inestable situación económica por la que atraviesan tanto familias y empresas, la morosidad de los bancos continuó mejorando en mayo, en pleno estado de alarma, y se situó en el4,73% desde el 4,74% del mes anterior. 

Esta es la tasa más baja desde junio de 2009. Si se compara con mayo de 2019, la morosidad ha mejorado 0,9 puntos, ya que entonces que estaba en el 5,64%.

A medida que se acaben las prórrogas y que parte de los trabajadores en ERTE no puedan incorporarse a su trabajo es previsible un aumento de la morosidad.

De hecho el saldo de créditos dudosos creció en mayo por tercer mes consecutivo, hasta los 58.080 millones de euros, un 0,85% más que en abril.

Asimismo, el número de créditos sigue subiendo y se sitúa en los 1,22 billones de euros en mayo frente a los 1,21 billones del mes de abril. Se trata de la cifra más alta desde 2018 según se recogen los datos del Banco de España.

Crisis y morosidad al alza

La morosidad inicio su camino alcista con la crisis de 2009, cuando alcanzó el récord del 13,618% en 2013, cifra que no recogía los activos dañados como impagos en créditos o inmuebles adjudicados ya que un año antes se trasladaron a la Sareb, el banco malo.

Para ese año, el número de parados rozaba los 6 millones, en concreto, 5,83% y la tasa se disparaba por encima del 26%.

En cambio, el mínimo histórico se registro en 2006 cuando se situó en el 0,719% La tasa de créditos dudoso marcó mínimo histórico en el 0,719% en diciembre de 2006, y empezó a subir a partir de entonces, aunque el avance vertiginoso tendría lugar a partir de 2009.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.