Economía y política

Lagarde. ¿Hará "todo lo necesario" hoy?

La reunión del BCE debe arrojar medidas que estimulen la economía y un claro mensaje de apoyo

Christine Lagarde , presidenta del BCE

Tras las medidas de la Reserva Federal y del Banco de Inglaterra para combatir el impacto del coronavirus (con sendas bajas de los tipos de interés de medio punto) le toca el turno al Banco Central Europeo (BCE).

El escenario es muy similar a lo sucedido en el año 2012, en plena crisis financiera, cuando el entonces presidente del BCE, Mario Draghi, pronunció su famosa frase: "Haré todo lo necesario" para salvar el euro. Hoy, el mercado, espera que Christine Lagarde muestre la misma firmeza.

El organismo tiene la difícil misión de tranquilizar a las bolsas con un paquete de medidas. Pero lo que se puede descartar, de momento, es que el BCE coloque los tipos en negativo.

La razón es simple. Si los recorta en diez puntos, hasta el -0,10%, como descontó el mercado implicaría una apreciación del euro, algo que a la economía europea no le conviene al encarecer sus exportaciones y acercaría el fantasma de la deflación.

Entonces, ¿qué se puede esperar de la reunión de hoy?

No olvidemos que su presidenta, Christine Lagarde, tiene un perfil político que ya lo demostró lanzando una seria advertencia a los gobiernos para que tomaran medidas fiscales para parar el golpe que supone el coronavirus a la economía europea.

Esto quiere decir que países como Alemania, con superávit, deben realizar más gasto público. También se pueden tomar medidas, por parte de los gobiernos que impliquen bajadas de impuestos.

Y esto es lo que pretende asustándoles al decir que si no se adoptan las medidas necesarias la crisis a las que se enfrenta Europa tendría una magnitud similar a la de 2008.

En cuanto a la reunión, además de lo que pueda decir Lagarde en la rueda de prensa, se espera que el BCE, según los analistas de Link Securities, realice reducciones temporales de algunos coeficientes a los bancos y nuevas inyecciones de liquidez.

Estas serían en TLTROs, con el objetivo de intentar facilitar que las entidades incrementen sus líneas de crédito a las empresas que atraviesen por problemas puntuales de liquidez.

También se podrían ampliar el programa de compras de los 20.000 millones de euros actuales a los 40.000 millones de euros y bajar en diez puntos básicos la tasa de depósito hasta el -0,60% para facilitar el crédito a empresas y familias.

Tal vez Lagarde esperaba un inicio más tranquilo y, es cierto que no puede solventar una emergencia médica, pero sí puede apoyar a la economía con un claro mensaje y medidas rotundas. "Haré todo lo necesario".

 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses

¿Qué más leer?