Economía y política

El Covid-19 acelera el declive de las grandes petroleras

Las grandes petroleras ya tenían problemas antes del coronavirus. Pero está crisis está reduciendo su tamaño

central petrolera

Las grandes petroleras ya estaban en declive antes de que llegara el nuevo coronavirus. El mundo en el que prosperaron está cambiando a su alrededor y enfrentan múltiples amenazas a su salud futura. Pero el impacto del brote ha acelerado el proceso.

La pandemia ha reducido drásticamente la demanda de petróleo, arrastrando los precios con ella. Los productores de todas partes tardaron en reaccionar. Ahora la recuperación está tardando más de lo esperado inicialmente, ya que las tasas de infección siguen siendo obstinadamente altas en los Estados Unidos y vuelven a aumentar en Europa.

Para este año horrible, la Agencia Internacional de Energía prevé que la demanda mundial de petróleo sea 8,4 millones de barriles por día más baja que en 2019. En 2021 seguirá siendo 2,5 millones de barriles por día menos que el año pasado. 

¿Qué más leer?

El mercado del petróleo se debilita a medida que resurge la pandemia

Las otras agencias importantes de pronóstico de petróleo ven un futuro similar. Eso hace que los próximos dos años sean una época incómoda para todos los productores de petróleo.

Fuerte caída de las acciones

Las luchas que enfrentan las grandes petroleras se reflejan claramente en el precio de sus acciones. El valor de Exxon Mobil es ahora solo la mitad de lo que era a principios de año, y Chevron  ha bajado un poco menos del 40%. Royal Dutch Shell  ha caído aún más.

Han sido unas semanas particularmente malas para Exxon. Primero perdió su lugar en el Dow Jones Industrial Average, dejando a su rival Chevron como la única compañía petrolera del índice. 

La semana pasada dejó brevemente de ser la mayor compañía petrolera de los Estados Unidos por valor de mercado por primera vez desde que comenzó como Standard Oil hace más de un siglo. Esa corona también pasó a Chevron. 

Falta de adaptación

Exxon se enfrenta a una reacción violenta por su falta de voluntad para adaptarse a los cambios en el entorno físico del planeta. La Junta de Pensiones de la Iglesia de Inglaterra  vendió todas sus participaciones en la empresa después de que no logró establecer objetivos para reducir las emisiones producidas por sus clientes. 

Los rivales del petróleo, en particular los que tienen su sede en Europa, se han movido más rápidamente para fijarse objetivos ambiciosos de reducción de carbono, aunque es importante mantener un escepticismo saludable sobre su capacidad para alcanzarlos.

¿Qué más leer?

Los precios del petróleo rondarán los 50 dólares los próximos tres años

Las grandes petroleras también se están haciendo más pequeñas. BP planea eliminar 10,000 empleos, equivalente al 14% de su fuerza laboral; Shell despedirá a 9.000 trabajadores, o el 11%; y Chevron reducirá su nómina en 6.000, una reducción del 13%. Exxon también reducirá la plantilla, aunque no ha dado una cifra.

100 millones de barriles en 2030

Si bien es de esperar que la pandemia disminuya, la amenaza preexistente de alejarse de los combustibles a base de carbono no lo hará. Tanto BP como la petrolera francesa Total ahora ven un pico de la demanda mundial de petróleo en cerca de 100 millones de barriles por día para 2030, antes de comenzar a caer. 

Shell también espera que la demanda de productos petrolíferos alcance su punto máximo, “si es esta década o la próxima, nadie sabe”, dijo De La Rey Venter, un ejecutivo de Shell, en la Cumbre Global de Materias Primas el mes pasado. 

Incluso la Organización de Países Exportadores de Petróleo ahora puede ver que se acerca un pico, una noción que anteriormente había calificado de errónea.

Perspectiva de la OPEP

La perspectiva de la OPEP apunta a un desafío más para las grandes petroleras. Pronostica que la producción de petróleo de los países que no pertenecen a la OPEP se estancará y caerá después de un repunte de los niveles de producción afectados por la pandemia para 2025.

Cuando lo haga, el mundo necesitará que los miembros de la OPEP bombeen más petróleo, incluso cuando la demanda se estanca. Si bien las grandes petroleras teóricamente pueden explorar y bombear crudo en cualquier lugar, están excluidas del único país que ofrece la combinación más atractiva de amplias reservas y bajos costos: Arabia Saudí

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.