Economía y política

El ahorrador se resiste a dar el paso para convertirse en inversor

Los españoles se niegan a asumir más riesgo y siguen apostando por el ahorro en productos conservadores

El ahorrador se resiste a dar el paso para convertirse en inversor

El ahorro de familias y empresas sigue batiendo niveles récord. Esta tendencia se inició con la anterior crisis financiera y se aceleró con el estallido de la pandemia.

Así, según los últimos datos del Banco de España, correspondientes al mes de octubre, los depósitos de los hogares y las empresas crecieron un 0,3% hasta los 880.000 millones de euros, y un 7,47% respecto a octubre de 2019. 

En cuanto a los productos elegidos, el grueso de este efectivo se concentra en depósitos a la vista, es decir, las cuentas corrientes, al mismo tiempo que se reduce el peso en las tradicionales imposiciones a plazo fijo, los depósitos, debido a la escasa rentabilidad que ofrecen, puesto que los tipos de interés están anclados en el 0% desde 2016.

El volumen de los depósitos bancarios de los hogares subió en 2.700 millones en octubre respecto al mes anterior.

Pero ya en septiembre crecieron en 1.500 millones respecto a agosto, mes en el que se redujeron levemente coincidiendo con el periodo más intenso para las vacaciones de las familias españolas. 

En lo que va de año, los depósitos se han incrementado en 50.000 millones de euros.

Ahorro vs inversión

La duda es si todo este excedente de ahorro convertirá a las familias y empresas en los nuevos inversores una vez que la incertidumbre se despeje.

Pero si nos fijamos en lo que ocurrió una vez pasada la crisis financiera, vemos que la mejora del PIB y de los salarios no conlleva una caída del ahorro, es más, sucede todo lo contrario, se sigue acelerando el ahorro en detrimento de las inversiones. 

Por ejemplo, en el mismo periodo del año pasado, los depósitos habían crecido justo la mitad, unos 25.000 millones de euros. A medida que aumenta la renta de las familias (con el crecimiento del PIB y los salarios), los depósitos suelen avanzar, destaca un informe del Banco de España.

Dónde concentran la inversión los españoles

Así, el Banco de España constata que tanto en épocas de crisis como de crecimiento económico los españoles siguen siendo ahorradores y concentran este ahorro en la vivienda, aunque si bien es cierto, que el porcentaje descendió levemente a partir de 2014, representando el 54% del total de activos, frente al 57%.

Además, del ahorro en depósitos a la vista, los españoles siguen apostando por seguros de ahorro, tanto SIALP como Unit Linked, que registraron los mayores crecimientos interanuales.

También aumentarán las aportaciones a fondos de inversión para aprovechar la mejora evolución de las bolsas. Así, el 48% de las gestoras considera que en el 2020 los fondos de inversión registrarán suscripciones netas a pesar de la pandemia, mientras que el 52% afirma que habrá reembolsos netos.

Lo que sí parece es que no habrá un cambio de perfil, conservador a uno más agresivo con operaciones de compraventa de acciones. 

Colchón de cara al futuro

Las familias y empresas mantendrán una posición conservadora puesto que la crisis financiera de 2011 les enseñó la importancia de disponer un colchón financiero.

Así, los depósitos están creciendo a un ritmo del 7,5% interanual incluso cuando la economía se desploma como consecuencia de ese perfil conservador.

 

"El aumento del ahorro privado puede apoyar la recuperación económica si este ahorro se moviliza", destacan los expertos del banco de inversión estadounidense.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.