Economía y política

La sucesión de Merkel colapsa. El euro y la bolsa rebajan la tensión

La líder de la Unión Cristianodemócrata, Annegret Kramp-Karrenbauer, renuncia a la presidencia del partido y a postularse a la cancillería tras las crisis de Turingia, región en la que su partido pactó con la ultraderecha

Annegret Kramp-Karrenbauer, presidenta de la CDU./ EFE

La sucesión de Angela Merkel colapsa. Este lunes, su sustituta al frente de la Unión Cristianodemócrata (CDU), Annegret Kramp-Karrenbauer, conocida como AKK, anunció su intención de renunciar a la presidencia de la formación conservadora y a postularse a la Cancillería en las elecciones legislativas del 2021.

De momento, mantendrá su puesto de ministra de Defensa. Ni la bolsa alemana ni el euro han registrado oscilaciones en sus respectivas cotizaciones tras conocerse la noticia. 

Su renuncia deja en interrogante la dirección de la política alemana. AKK fue elegida por la canciller para salvaguardar su legado y rechazó a un rival de una facción más conservadora dentro de la CDU, que quería más apoyo para los negocios y menos énfasis en el medio ambiente y los problemas sociales.

El motivo de esta dimisión tiene su origen en la crisis de Turingia. En esta región del este del país, la CDU ignoró las directrices del partido y votó junto al partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AFD) a un liberal como presidente regional.

Esto generó una alta polémica en la dirección del partido. AKK, quien estaba al mando, no supo reaccionar y tuvo que intervenir Merkel, que se encontraba de gira en África, para que la CDU de Turingia se echara atrás

AKK aseguró en una reunión en Berlín que la relación de la CDU tanto con la extrema derecha AFD como con el partido anticapitalista de la izquierda “es poco clara”, informó Bloomberg. La ministra se opone estrictamente a cualquier cooperación con las dos partes.

Su retiro abre el camino para que otros sigan adelante para liderar el partido más fuerte de Alemania.

Los posibles candidatos son el vicepresidente Armin Laschet, un líder estatal bien conectado de Renania del Norte-Westfalia; el prometedor ministro de Salud Jens Spahn; ex némesis de Merkel Friedrich Merz; y Markus Soeder, el líder de la fiesta hermana de CSU de Baviera.

Merkel exige un nuevo Gobierno regional

Los socialdemócratas, que iban a formar un gobierno en minoría con La Izquierda y Los Verdes hasta que el ultraderechista AFD saboteó esta opción, quieren nuevas elecciones y han exigido a los conservadores que aclaren su postura.

Pero la CDU quiere dejar las urnas como última opción y ha instado a los socialdemócratas a presentar un candidato alternativo de "centro" que rompa el bloqueo y permita un gobierno sin ultraderechistas y sin La Izquierda.

La canciller consideró "imperdonable" cooperar de forma directa o indirecta con AFD y exigió a sus correligionarios que acabasen con el nuevo gobierno regional. Además, este sábado cesó al comisionado del Gobierno para el este de Alemania, el conservador Christian Hirte, porque felicitó a Kemmerich en Twitter.

Estas posiciones de unos y otros se entienden mejor tras la publicación este viernes de una encuesta. El sondeo de Forsa prevé que, en caso de nuevas elecciones y a raíz de esta tormenta política, la CDU perdería la mitad de sus apoyos, del 22 al 12%, mientras que los socialdemócratas subirían ligeramente.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses