Economía y política

Brexit. Londres pierde su influencia haya o no acuerdo

Los eventos recientes han afectado la posición del Reino Unido a la hora de atraer el capital global

The Shard domina el skyline de Londres
The Shard domina el skyline de Londres

A mediados de la década de 2000, cuando Londres estaba en la cima las finanzas, el fundador del bróker NEX, Michael Spencer, bromeaba diciendo que las estatuas de dos políticos estadounidenses, Paul Sarbanes y Michael Oxley, deberían colocarse cerca de la Bolsa de Londres. 

Una dura regulación de Wall Street había disparado los costes para admitir a cotización una compañía, por lo que la capital británica se convirtió en un imán para el dinero mundial y la puerta de entrada a la zona del euro naciente, un destino ideal para las OPV.

¿Qué más leer?

El tiempo del Brexit se agota

Ahora uno puede imaginarse a ejecutivos en París y Frankfurt reflexionando sobre estatuas similares de los arquitectos del Brexit Nigel Farage y Boris Johnson, cuya misión de sacar al Reino Unido de la Unión Europea y el mercado único ha socavado la supremacía global de Londres. 

Europa no tiene un claro ganador

Si bien no hay un simple ganador europeo aquí, ya que la UE tiene muchos centros, pero ninguno es completamente capaz de replicar la City, es sorprendente ver cómo los eventos recientes han afectado la posición del Reino Unido a la hora de atraer el capital global. 

Pregúntele a un banquero europeo en qué lugar debería cotizar sus acciones hoy y Londres no siempre es la primera preferencia. Algo ha cambiado.

Es difícil separar el impacto exacto del Brexit  de otros factores, pero las razones para desairar a Londres a menudo incluyen la volatilidad de la libra esterlina, el pobre desempeño de las acciones que cotizan en el Reino Unido y los débiles volúmenes de negociación en el mercado de valores británico.

Recortes en el Ftse 100

El Ftse 100 ha bajado un 7% en términos de dólares estadounidenses desde mediados de 2016, peor que sus pares. El peso de los componentes del Reino Unido en el índice de primera línea MSCI World se ha hundido. 

¿Qué más leer?

Nervios en la City ante la posibilidad de que no haya acuerdo sobre el Brexit

Y los reguladores de la UE se mantienen firmes en los flujos transfronterizos después del Brexit, imponiendo nuevas restricciones al comercio con la City. Eso empujó empresas como el grupo inmobiliario Segro a una cotización secundaria en París.

Esta no es una situación feliz para el Reino Unido, cuyos primeros ministros en el pasado presionaron a líderes extranjeros para que apostaran para la salidas a bolsa en Londres. 

Se consideran un signo vital de una economía y un mercado de capitales saludables, una fuente de empleo e inversión y representan una gran parte de los ingresos por servicios financieros (un sector que recientemente representó el 11% de la recaudación fiscal total del Reino Unido). 

Las ventas iniciales de acciones también se filtran a otras partes del negocio bancario.

Los fondos huyen del Reino Unido

Todo eso se ha visto afectado. Gran Bretaña está clasificada por los gestores de fondos globales como su mercado menos favorito en las encuestas de Bank of America. 

Los fondos de renta variable del Reino Unido registraron salidas de 12.700 millones de libras (17.000 millones de dólares) entre 2016 y 2020, según la Investment Association, un organismo comercial británico. 

¿Qué más leer?

La libra se dispara frente al dólar en la recta final del Brexit

La incertidumbre económica, el rendimiento débil y las valoraciones deprimidas no son exactamente grandes atractivos para las empresas que recaudan capital.

Problemas menores para la zona euro

Sería una exageración decir que la zona euro está en auge, pero el débil desempeño del mercado y la liquidez son un problema menor. París, Fráncfort y Ámsterdam han experimentado un aumento en las operaciones bursátiles desde 2016 a medida que Londres se estanca, según datos de CBOE. 

Incluso con las debilidades de Londres posteriores al Brexit, sus fortalezas no deben ignorarse: en derivados y comercio de divisas, la City tiene una participación superior al 80% en Europa, según el grupo de expertos New Financial

Un acuerdo comercial positivo antes de fin de año también podría ayudar a la ciudad a recuperar parte de su influencia perdida, aunque solo sea por estabilizar la libra.

Pero la zona euro está llevándose una parte de la participación de mercado de Londres, y los Estados Unidos y China parecen una amenaza aún mayor. Una encuesta reciente de Duff & Phelps clasificó a Nueva York como el centro financiero número uno del mundo por encima de Londres.

 De cara al futuro, New Financial predice que los mercados de capital en Asia representarán más de la mitad de toda la actividad mundial para 2040. 

¿Qué pasará ahora?

 Los europeos saben que tienen que integrar sus distintos mercados de capitales para aprovechar el impulso del Brexit, mientras que los británicos perciben oportunidades en mercados más lejanos en Asia. 

 Si no encuentran una manera de trabajar juntos para aliviar el dolor de la separación, serán Nueva York y Shanghai los que coloquen esas estatuas de Farage y Johnson, quizás con una de Michel Barnier, el principal negociador del Brexit de la UE, en el medio.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses