La rápida vacunación en los EEUU pondrá la economía al rojo vivo

La recuperación económica abre el debate sobre una retirada de estímulos por parte de los bancos centrales antes de tiempo

Los Estados Unidos están llevando a cabo un vertiginoso ritmo de vacunación. Y es que el nuevo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, colocó lograr la inmunidad de su población al principio de su agenda.

De esta manera, en los primeros 75 días de su mandato, ya inoculó 150 millones de vacunas. A partir del 19 de abril cualquier ciudadano estadounidense podrá vacunarse contra el coronavirus sin importar su edad o condición sanitaria, semanas antes del objetivo fijado.

La primera potencia económica mundial pone 4 millones de vacunas a la semana, todo un récord y, para ello, no duda en utilizar cualquier superficie a su alcance, desde farmacias, centros de salud o hasta los Wall-Mart.

Retirada de los estímulos antes de tiempo

Todos vaticinan que los estímulos económicos provocarán un fuerte crecimiento mundial.

Pero Robeco advierte de que la prevista aceleración de las campañas de vacunación en el segundo trimestre hace que mejoren bastante las perspectivas de una completa reapertura económica, empezando por los Estados Unidos, seguido por el Reino Unido y Europa. 

Publicidad
Publicidad

En ese sentido, Sander Ves y Víctor Verbek, responsables del equipo de crédito, el efecto base se traducirá en unos crecimientos interanuales del PIB espectaculares

En la actualidad, la OCDE prevé que los mercados desarrollados habrán recuperado en el cuarto trimestre de este año la mayor parte de sus pérdidas económicas. 

Según sus últimas previsiones, el crecimiento del PIB de EEUU superará incluso la trayectoria de crecimiento previa a la pandemia. 

Los expertos de Robeco sí creen que la mayoría de los bancos centrales preferirían mantener reducidos los tipos reales, no es algo que tengan completamente controlado. 

Y es que contemplan la posibilidad de que la economía estadounidense va a empezar a acelerarse, por lo que la Fed podría en algún momento contemplar la retirada de estímulos a partir de este trimestre.

Publicidad

Al respecto, Victor Verberk, explica que “el mercado se toma con demasiada tranquilidad la subida de tipos. Unos tipos nominales mayores no son un problema mientras la inflación aumente al mismo ritmo y las rentabilidades reales se mantengan por tanto reducidas”. 

Recorrido al alza

De ser así, las rentabilidades reales tienen recorrido al alza, ya sea por la subida de las rentabilidades nominales o por la reducción de las tasas de inflación de equilibrio”. 

Precisamente, como recuerdan los analistas de A&G, las actas de la última reunión de la Fed despejaron la incertidumbre sobre un posible tapering para finales de 2021.

En cambio, sus miembros insisten en que es demasiado prematuro hablar de empezar a deshacer las medidas adoptadas por la pandemia ya que ven muy distante alcanzar los objetivos de inflación y pleno empleo. 

Publicidad

Aún así los datos macro acompañan

Los datos macroeconómicos de los Estados Unidos vienen a ratificar esta idea de que la economía se puede recalentar.

Así, el índice ISM manufacturero publicado la semana pasada reflejó el nivel más alto de los últimos 37 años al situarse en los 64,7, puntos, mientras que el ISM de servicios registró el nivel más alto de los últimos 40 años, 63,7. 

Si se asocia al crecimiento del mercado laboral de la semana pasada, con 916.000 puestos de trabajo creados solo en el mes de marzo, es evidente que las expectativas generales son de una fuerte aceleración de la economía en los próximos meses.

En portada
Publicidad
Noticias de