Sandro Rosell, absuelto por el blanqueo de comisiones del fútbol brasileño

La Sala entiende que después de valorar las pruebas practicadas en el juicio, no se han podido acreditar las acusaciones y, por tanto, ante las dudas sembradas, debe primar el principio de in dubio pro reo.