Las dosis de vacunas pueden espaciarse más

La segunda dosis puede administrarse hasta seis semanas después de la primera