El Banco de España declara la guerra a la publicidad engañosa

El supervisor ha enviado a la banca 160 requerimientos de enero a marzo para que modifique la publicidad de productos bancarios. Los consumidores aplauden la medida y reclaman sanciones contundentes ante la mala praxis.

El supervisor ha enviado a la banca 160 requerimientos de enero a marzo para que modifique la publicidad de productos bancarios. Los consumidores aplauden la medida y reclaman sanciones contundentes ante la mala praxis.

El Departamento de Conducta de Mercado y Reclamaciones del Banco de España (BdE) ha notificado, en el primer trimestre del año, 160 requerimientos a las entidades financieras para que rectifiquen su publicidad relacionada con productos bancarios. Esta cifra duplica a la del año pasado en que, durante todo el ejercicio, el supervisor envió 309 notificaciones, lo que supuso una media de 77 por trimestre.

Según han manifestado fuentes del Banco de España, este aumento se ha debido a que «ha aumentado la base de anuncios y a que disponemos de mayor número de herramientas y más modernas para el seguimiento de la publicidad gracias a las nuevas tecnologías». También aseguran que han reforzado sus mecanismos para monitorizar la publicidad de productos y servicios en redes sociales y en nuevos canales digitales de comunicación.

El incremento de las notificaciones ha sido muy bien acogido por las asociaciones de consumidores. A juicio de Patricia Suárez, presidenta de la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin), «es una gran noticia que el Banco de España esté dando un paso adelante contra la publicidad engañosa», debido a que «la publicidad es el primer paso para comercializar un producto y su monitorización permite la retirada rápida de la engañosa, previniendo así los abusos y mentiras por parte de las entidades financieras». Por todo ello, «apoyamos esta iniciativa que evita la comercialización fraudulenta de productos y servicios por parte de los bancos y otras entidades financieras».

Por su parte, Rubén Sánchez, portavoz de la asociación de consumidores Facua, ha mostrado un entusiasmo más moderado y, aunque reconoce que se ha duplicado el número de notificaciones, destaca que «se partía de una cifra no demasiada alta». Advierte que habrá que esperar los resultados que generen estos requerimientos en las entidades bancarias y ver qué medidas toma el Banco de España con aquellas que sigan incurriendo en las malas prácticas. 

MÁS SANCIONES

Las asociaciones de consumidores coinciden en solicitar que el Banco de España sea más expeditivo y tajante con las entidades que emiten falsa publicidad y, para ello, consideran necesario que aumente las sanciones contra ellas. 

Por su parte, fuentes del supervisor reconocen que hasta ahora no se ha producido ninguna sanción derivada de las 160 notificaciones. «Hemos solicitado a las entidades que corrijan los errores» y estas, tras recibir los requerimientos, «tienen un plazo de dos días hábiles para modificar el anuncio o suspender su difusión». En caso de no producirse, correspondería al Banco de España la potestad de establecer sanciones o no.

Publicidad
Publicidad

Rubén Sánchez asegura que «el Banco de España casi nunca impone sanciones. Apenas ha habido castigos contundentes en cuanto a la cifra económica impuesta».

También Patricia Suárez cree que el supervisor debería ser «más contundente» a la hora de penalizar las malas prácticas. «Otros reguladores, como el británico, así lo hacen y no por ello peligra el sistema financiero». Asevera que «es absolutamente fundamental la sanción para corregir una conducta que es nociva para el mercado».

TAE, LA PROTAGONISTA DE LOS ANUNCIOS ENGAÑOSOS

Publicidad

Los motivos más habituales de las notificaciones enviadas por el banco de España sobre publicidad engañosa giran en torno a la Tasa Anual Equivalente (TAE), bien por discrepancias en su cálculo o por no aparecer en la publicidad de productos de financiación sin intereses, pero que incluyen el cobro de comisiones. Esto se debe a que «es un dato fundamental para comparar los distintos productos de financiación. Una Tasa Anual Equivalente baja significa que el préstamo es más barato», apunta Patricia Suárez y añade que «una TAE mal calculada es, sin ninguna duda, un dato engañoso. Además, no incluirla en un préstamo que no tiene intereses pero sí comisiones, significa que se está ocultando su verdadero coste y esconder estos datos hace que estos préstamos aparenten ser más ventajosos de lo que realmente son», admite.

El portavoz de Facua indica que el principal motivo se debe a que «los bancos confunden así al consumidor. No les informan sobre la TAE antes de contratar un producto y este es un elemento esencial». 

NUEVA CIRCULAR

Para reforzar sus mecanismos de supervisión sobre publicidad engañosa, el Banco de España ha anunciado que someterá próximamente a audiencia pública una nueva circular sobre publicidad para adecuar la normativa a los cambios que se han ido produciendo en esta actividad en los últimos ocho años, desde la aprobación de la vigente en el año 2010. Esta medida es aplaudida por Asufin y, según su presidenta, «acudiremos a la misma para aportar nuestra opinión en defensa de los intereses de los consumidores».

Publicidad

Entre las funciones del Banco de España destaca el control de la publicidad de los productos bancarios para que los clientes reciban una información «clara, suficiente y objetiva», pero, según Rubén Sánchez, este objetivo aún está lejos de conseguirse. «No voy a generalizar en cuanto a que todos los bancos estén engañando sistemáticamente en todos los productos, pero hay mucho camino por recorrer para lograr este objetivo porque la banca nunca ha sentido temor a que le impusieran sanciones importantes», asegura. 

El portavoz de Facua admite que si no hay medidas en ese sentido, «los bancos van a hacer lo que quieran y van a destacar, disimular u ocultar la información que les venga bien para convencer a los usuarios a contratar determinados productos. Lo hacen porque incumplir la ley les sale prácticamente gratis en lo que se refiere a la posible existencia de una sanción o de un procedimiento sancionador».

Patricia Suárez, aunque reconoce que «aún queda mucho» para lograr que los clientes reciban una información clara y suficiente sobre los productos que contratan, espera que «que el regulador siga avanzando en esta senda que, sin duda, previene y evita los abusos».

Si te ha gustado este artículo, también te puede interesar:

Más sanciones para evitar el fraude bancario

Las reclamaciones a los bancos se reducen a la mitad por la "ineficacia" del sistema

Sanciones contundentes, el único freno a la mala praxis bancaria

En portada

Noticias de