Ciments Molins prevé usar 39 % de energía alternativa en Sant Vicenç en 2017

Ciments Molins Industrial prevé usar un 39 % de energía alternativa en su planta de Sant Vicenç dels Horts (Barcelona)[…]

Ciments Molins Industrial prevé usar un 39 % de energía alternativa en su planta de Sant Vicenç dels Horts (Barcelona) en 2017, un 5 % más que el año anterior, cuando el porcentaje de sustitución térmica fue del 34 % y el ahorro derivado se situó en 1,2 millones de euros.

Este aumento será posible, en gran parte, por el mayor uso de neumáticos fuera de uso (NFU) como fuente alternativa al coque de petróleo, el combustible fósil más habitual en este tipo de fábricas.

No obstante, para que esta previsión pueda ser una realidad hace falta que la Generalitat dé luz verde a la modificación del permiso que la compañía tiene para usar hasta 115.000 toneladas de energía alternativa.

El cambio -aprobado de forma provisional- se considera "no sustancial" porque no implica aumentar el número de toneladas finales, que seguirá siendo 115.000, sino la distribución de su origen.

Concretamente, se pide permiso para pasar 5.000 a 20.000 toneladas de neumáticos y se compensa el aumento con la disminución de la biomasa y los combinados derivados de residuos como fuente energética.

El director de la fábrica industrial de Sant Vicenç, Manel Guillem, ha explicado en declaraciones a los medios tras una visita a la fábrica que con el cambio se ganará competitividad, ya que el poder calórico de los neumáticos cuando se incineran es más del doble que el del resto de fuentes y se asemeja al del coque de petróleo.

El anuncio de la modificación suscitó el recelo, cuando no la oposición firme, de los vecinos de la zona, que temen que el aumento en la quema de neumáticos pueda ir de la mano de un incremento de la contaminación ambiental.

En relación a esta polémica, Guillem ha asegurado que el cambio no supone un cambio sustancial en las emisiones de las chimeneas de la fábrica, que ha subrayado que controla en todo momento sus emisiones, y ha recordado que subscribió de forma voluntaria un acuerdo con la administración con el fin de modificar su actividad cuando haya episodios de alta contaminación.

Publicidad
Publicidad

Por contra, ha defendido que el uso de neumáticos como fuente de energía alternativa, una práctica muy común en países europeos como Alemania o Holanda, cumple una función social, ya que se da una segunda vida a un producto que, de otro modo, acabaría en el vertedero, a la vez que se reducen las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx).

Además, Guillem ha precisado que la cifra de 20.000 significa un tope al que difícilmente se llegará de forma inmediata, ya que actualmente en Cataluña solamente hay unos 10.000 neumáticos disponibles para este fin.

La planta de Ciments Molins Industrials emplea a más de 150 personas y es la única factoría catalana que tiene permiso para usar este combustible alternativo.

Publicidad

Guillem ha confiado en que la autorización definitiva de la Generalitat para este cambio, solicitada el mes de abril, llegue "pronto".

.

En portada

Noticias de