China se plantea romper las negociaciones con EEUU tras subir Trump los aranceles

China estudia retrasar o cancelar las negociaciones comerciales en las que iba a participar esta semana en Washington, después de[…]

China estudia retrasar o cancelar las negociaciones comerciales en las que iba a participar esta semana en Washington, después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara un nuevo aumento de aranceles a sus productos, informó hoy el diario independiente South China Morning Post.

El diario, que cita fuentes oficiales, aseguró que el Gobierno chino todavía no ha tomado la decisión, pero que es posible la cancelación de la cita en Washington, en la que presumiblemente iba a cerrarse un acuerdo para poner fin a la guerra comercial entre las dos potencias económicas.

Estas declaraciones de fuentes oficiales al diario hongkonés son hasta ahora la respuesta china a la decisión de Trump, quien este domingo anunció que su país aumentará el próximo viernes del 10 % al 25 % los aranceles sobre China en bienes de importación al considerar que las negociaciones entre ambas potencias van demasiado lentas.

El mandatario hizo este anuncio a través de mensajes en su cuenta personal de Twitter, en los que achacó esta decisión a que "el acuerdo comercial con China continúa, pero demasiado lentamente".

La semana pasada se celebró en Pekín otra ronda de negociaciones encabezada por el secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, quien declaró que habían sido muy "productivas", por lo que todo parecía indicar que tras el viaje a Washington de la delegación china encabezada por el viceprimer ministro chino, Liu He, se iba a poder firmar un acuerdo definitivo.

Trump advirtió a finales del año pasado de que si no alcanzaba un acuerdo con China antes del 1 de marzo, elevaría del 10 % actual al 25 % los aranceles que aplica a las importaciones del país asiático por valor de 200.000 millones de dólares.

Sin embargo, finalmente optó por prorrogar este plazo para dar margen a las negociaciones que mantienen ambos países desde que el pasado 1 de diciembre, en el marco de la cumbre del G-20 en Buenos Aires, Trump y el presidente chino, Xi Jinping, acordaran una tregua para tratar de solucionar la guerra arancelaria que comenzó hace ya un año.

Desde diciembre, Pekín ha adoptado medidas de buena voluntad, como la bajada de aranceles a los vehículos importados de EEUU, la reanudación de la compra de soja o la presentación de un proyecto de ley para prohibir la transferencia forzada de tecnología.

Publicidad
Publicidad
En portada

Noticias de