Unos 35.000 afiliados de UGT están llamados a votar el preacuerdo del AENC

Los 35.000 afiliados de UGT en Aragón y unos 2.000 delegados que participan en las listas del sindicato en distintas empresas aragonesas están llamados a votar hasta el próximo martes el preacuerdo alcanzado por sindicatos y patronal sobre el 4º Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC).

Este principio de acuerdo fue firmado el pasado lunes por los presidentes de CEOE y Cepyme y por los secretarios generales de UGT y CCOO, organizaciones que someterán el acuerdo a sus órganos confederales.

Pero UGT ha ido más allá, en cumplimiento del compromiso adquirido por su secretario general, Pepe Álvarez, y está sometiendo a consulta de sus bases las condiciones de este acuerdo.

El secretario general de UGT en Aragón, Daniel Alastuey, acompañado por el secretario provincial de Teruel, Alejo Galve, ha explicado hoy en una asamblea en Teruel los detalles de este acuerdo para el que han pedido el apoyo de las bases, porque es un "cambio de rumbo" en cuanto a las políticas salariales, según ha dicho Alastuey en la rueda de prensa previa a la asamblea.

El líder sindical ha resaltado que este acuerdo es "fruto de la movilización" que han llevado a cabo y por ello ha destacado que "la negociación sirve".

Se trata de la primera vez que UGT celebra una consulta a las bases de este tipo, pero Alastuey lo ha considero lógico porque es algo que "se hace en las empresas" y, de este modo, se trata de "extender esa consulta a toda la afiliación" gracias también a las nuevas tecnologías.

Así, el sindicato ha habilitado el periodo de votación electrónica desde ayer al mediodía hasta el próximo domingo a medianoche. También habrá un plazo de votación presencial, en este caso el lunes y martes próximos, de tal manera que el 4 de julio ya tenga los resultados.

Alastuey ha confiado en conseguir el apoyo de las bases porque este "es un paso para que las rentas reflejen las mejoras económicas" y ha defendido también el acuerdo como el "embrión de un cambio en la legislación laboral" conscientes, ha dicho, de la dificultad de la derogación de la reforma laboral, que es lo que demandan.

El líder sindical ha destacado de este preacuerdo los avances pactados en las subidas salariales, de entre el 2 y 3 por ciento, y del salario mínimo de 14.000 euros anuales a alcanzar en 2020, de tal manera que "por convenio colectivo nadie cobre por debajo de los 1.000 euros al mes".

También ha resaltado los acuerdos alcanzados para reformar el artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores, que facilita la precarización de los empleos a través de la subcontratación; para que empresarios y trabajadores participen en los programas de formación; el establecimiento de un sistema de flexibilidad de las empresas para que en épocas de crisis se puedan recortar jornadas sin que se vean afectados salarios ni prestaciones y la prórroga de los contratos relevo.

Ha remarcado además los pactos para lograr la igualdad salarial, entre otras cosas con la creación de un observatorio para que no haya discriminación en la asignación de complementos, y el compromiso de medidas concretas para la igualdad real entre hombres y mujeres, como por ejemplo con permisos de maternidad y paternidad iguales e intransferibles.

Para Alastuey, el preacuerdo "entierra la política de devaluación salarial" y permite también "desactivar algunas de las partes más negativas de la reforma laboral" y llegar a una "paz social".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.