El plan de austeridad de UGT-PV reduce su deuda en casi 2 millones en un año

El sindicato UGT-PV ha cerrado el pasado ejercicio con un resultado negativo de 534.000 euros tras haber amortizado más de 938.000 euros de deuda, lo que supone una merma de la deuda total del 58 % al reducirla de los 2,9 millones que tenía en 2016 a los 1,9 millones en 2017.

El sindicato ha cerrado doce casas del pueblo y pretende amortizar el resto de la deuda con la venta de locales de su propiedad, la mayoría centros de formación, todo ello enmarcado en un "plan de austeridad" para los próximos años con una plantilla que ya es un 70 % inferior a la que contaba en 2010.

Además, UGT-PV "llevará a los tribunales a todo aquel que diga que se financia gracias a la Ley de Participación Institucional, porque es rotundamente falso", ha advertido este martes en rueda de prensa el vicesecretario general del sindicato, Guillermo Martí, en sus críticas al PPCV por querer reducir las ayudas públicas que prevé esa ley para los sindicatos y la patronal.

La organización prevé para 2018 que solo un 9 % de sus ingresos provenga de esta ley, de las subvenciones que otorga la Generalitat, mientras que en 2017 estos ingresos externos se quedaron en el 17 %, incluyendo las federaciones nacionales, según ha explicado el secretario general de UGT-PV, Ismael Saéz.

Por ello, Martí ha insistido en que UGT-PV, en sus 130 años de historia, "se ha nutrido de sus afiliados" -"tenemos el doble que el Valencia CF, el Levante UD o los partidos políticos", ha defendido- y por ello ha insistido: "Es falso que nos financiamos de la Administración".

Concretamente, la cifra se sitúa ahora en 87.620 afiliados, una tendencia ascendente desde 2016 (85.279) y en 2017 (86.522).

UGT-PV ha llevado a cabo 2.404 actuaciones de participación institucional y por ello Martí ha dicho "no entender" el planeamiento a su juicio "kafkiano" del PPCV de querer modificar esta ley con el fin de que las subvenciones a estas entidades sean por concurrencia y no directas.

Ha citado también el número de delegados de UGT-PV, que asciende a 9.785, un 35 % del total que junto con CCOO-PV forman el 73 % de la representación sindical de la Comunitat, por lo que ha valorado las ayudas a la participación institucional en función de la representación.

Sáez y Martí han revelado estos datos en la rendición de cuentas que ha tenido lugar en su sede, en la que han informado sobre la representación sindical de UGT-PV, el funcionamiento interno y los presupuestos para el ejercicio 2017-2018.

Los dirigentes han insistido en que actualmente descartan "cualquier ERE o ERTE" en la plantilla, formada por 112 trabajadores, un 70 % menos que en 2010.

Han recordado que en 2016 UGT-PV dejó de ofrecer formación a los desempleados, una tarea que consideran competencia de las Administraciones autonómicas y estatales, porque para ellos ha supuesto "muchas pérdidas y situaciones inasumibles".

Así, han recordado que están en venta los centros de formación, excepto la Fundación Pascual Tomás, que formará a los trabajadores activos, y con ello pretenden recuperar 2,2 millones. "UGT-PV no se puede dedicar a formar, sino a la defensa de los trabajadores y a la negociación de convenios colectivos", han defendido.

El sindicato está inmerso en un plan de viabilidad para los próximos diez o doce años que busca mejorar y consolidar los ingresos sindicales, el ahorro, la contención del gasto y la nueva gobernanza de la organización.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.