Productos básicos

Cómo evitar las comisiones de los bancos españoles en 2020

Tener una cuenta nómina ya no basta para evitar las comisiones de las entidades

Sede del Banco de España
Sede del Banco de España

Los bancos llevan años atravesando su particular desierto en lo que atañe a su negocio. La colocación del precio del dinero en el cero por ciento por parte del Banco Central Europeo (BCE) hizo muy difícil obtener ingresos a través de su margen de intereses, es decir, la rentabilidad que obtienen entre captar dinero y prestarlo.

Es por eso que, de manera generalizada, la banca comenzó a subir las comisiones para compensarlo. No obstante, esto no quiere decir que el cliente bancario no tenga mecanismos para reducirlas o, incluso, eliminarlas. 

¿Qué más leer?

La banca cobra hasta 200 euros al año en comisiones por no cumplir las condiciones de la cuenta

Como recuerda Laura Martínez, experta financiera de iAhorro, hasta ese momento había productos que eran muy rentables para la banca, como las hipotecas, “que dejaron de serlo y ahora están empezando a cobrar por las cuentas para intentar rentabilizar los servicios”.

Lo cierto es que la implantación de las comisiones no sentaron nada bien puesto que si algo caracterizaba a la banca en España era no cobrar por estos servicios.

La nómina ya no es suficiente para evitar las comisiones

Hasta hace poco, la banca centraba su apuesta por las cuentas nómina como vía para suprimir las comisiones.

“En los últimos años se ha generalizado ofrecer productos sin comisiones que cubren las necesidades más básicas de los clientes (transferencias, tarjeta de débito…) con el requisito de tener un ingreso regular de dinero (nómina principalmente pero también pensión o ingresos y cuota del autónomo)”, recuerda Martínez.

Estefanía González, portavoz de finanzas personales de Kelisto, afirma: "Lo que llevamos ya tiempo viendo en los últimos meses es que cambian y aumentan las exigencias. Es decir, los bancos piden cada vez más requisitos y más vinculación para que el cliente logre esquivar las comisiones".

Por tanto, consiguen dos cosas. Aumentar sus ingresos gracias a que los clientes menos fieles pagan más. Y, además, consiguen una mayor “atadura” por parte de los clientes fieles, lo que reduce las posibilidades de que decidan cambiar de banco.

Mayores exigencias

Es probable que veamos una separación entre nóminas normales y otras más premium, que parece ser la estrategia del Santander con Santander One en la que se vincula la cuenta sin comisiones y ofertas promocionales a contratar un producto de ahorro.

Por ejemplo, la entidad que preside Ana Botín ha dado un giro a su política comercial con esta cuenta, que eleva los requisitos para eliminar las comisiones. No basta con tener una nómina, recibos y gasto de tarjetas sino que también hay que añadir la contratación de un producto de financiación (que puede ser una hipoteca o un préstamo), de inversión ( un fondo) o de ahorro.

En el caso de Bankia, además de la nómina, uno de los requisitos que hay que añadir es tener 30.000 euros en productos de inversión. 

En cambio, otras entidades como BBVA, y Caixabank condicionan, como una vía para no pagar comisiones, tener un saldo mensual medio de 25.000 euros en fondos de inversión, planes de pensiones o seguros de ahorro junto con otros requisitos como contratación de seguros o gasto en tarjeta. 

Por su parte, en caso de no tener nómina, Bankia estableció como exigencia tener un saldo positivo de 75.000 euros (en cuentas o fondos). 

Las dos vías para evitar las comisiones en 2020

De momento, la mejor forma de evitar las comisiones es a través de los neobancos. Los neobancos o los bancos 100% digitales que además están enfocados a públicos más jóvenes como puede ser Openbank, Coinc, Bnext, N26, Revolut, Rebellion.  

Al respecto, Javier Mezcua, experto de finanzas en HelpMyCash,señala que hay diferencias dentro de los propios bancos, "ya que algunas entidades comercializan cuentas digitales sin comisiones y sin vinculación y, a su vez, ofrecen otros productos que sí tienen requisitos, por lo que es importante comparar a fondo la oferta de cada banco".

Otra posibilidad es tener en las entidades otros productos contratados como puede ser un préstamo hipotecario. El futuro a corto plazo pasa porque todas las entidades empiecen a cobrar por estos servicios, planes de pensiones o otros productos de ahorro como pueden ser los depósitos.  

Pero, como recuerda el Banco de España, las entidades no pueden cobrar comisiones por cuentas que fueron abiertas para poder contratar otro producto como es el caso de una hipoteca. 

González añade una tercera, que puede ser la que menos guste: "Estar dispuesto a aceptar una mayor vinculación con la entidad".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses