Sabadell gana 710 millones, 0,3 % más, por la dotación de las cláusulas suelo

Banco Sabadell ganó el año pasado 710,4 millones de euros, lo que supone apenas un 0,3 % más que el[…]

Banco Sabadell ganó el año pasado 710,4 millones de euros, lo que supone apenas un 0,3 % más que el año anterior, tras realizar dotaciones por importe 1.427 millones de euros, 410 de ellos correspondientes a las cláusulas suelo.

Aunque el Sabadell ha defendido siempre la validez y transparencia de sus cláusulas suelo, ha tenido que provisionar estos 410 millones, 130 de ellos en el último trimestre, tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que reconoce la retroactividad de las suelo abusivas.

En la presentación de los resultados de 2016, el presidente del banco, Josep Oliu, ha asegurado que sin estos 130 millones adicionales provisionados en diciembre el beneficio del Sabadell habría rondado los 800 millones.

Oliu ha insistido en que la entidad no tiene sentencias en firme contra sus cláusulas suelo, pero que está "abierto" a negociar "caso a caso" con clientes que tuvieran cláusulas "válidamente constituidas", a los que se plantearán medidas como la conversión de su tipo de interés variable en tipo fijo.

Sabadell tiene dotado por el efecto de las suelo un total de 410 millones, si bien ha admitido que el coste total máximo para el banco de estas cláusulas puede llegar a los 490 millones.

Oliu ha justificado que solo se doten 410 de los 490 millones de riesgo máximo calculado porque hacen referencia a las cláusulas suelo que quedan "vivas", es decir, excluyendo créditos morosos y otras circunstancias.

Con estos argumentos, Oliu ha explicado que, con estos 410 millones dotados, el Sabadell deja "zanjado" y "muerto" este riesgo, si bien ha insistido en que no cree que llegue a usarse toda esta dotación.

El Sabadell, que en 2015 integró al británico TSB, ha valorado positivamente los resultados de 2016, a pesar de que quedan lejos del beneficio de 1.000 millones de euros que el plan estratégico del período 2014-2016 preveía para cierre del período.

Publicidad
Publicidad

Oliu ha apuntado que el escenario de bajos tipos de interés, las nuevas provisiones realizadas por las cláusulas suelo y la salida del banco portugués BCP han restado cerca de 300 millones de euros de beneficios este año.

Josep Oliu, en cualquier caso, prevé volver a crecer este 2017 y hacerlo a doble dígito, por encima del 10 %, gracias a la recuperación del mercado doméstico y a la buena marcha del negocio internacional.

Precisamente, el presidente del Sabadell ha reafirmado la apuesta estratégica del grupo por los mercados británico, mexicano y estadounidense, a pesar del 'brexit' y de la llegada del republicano Donald Trump a la Casa Blanca.

Publicidad

Ha considerado que el mercado británico ofrece "una gran seguridad jurídica" y que, independientemente de lo que suceda con el 'brexit', "va a seguir siendo una de las economías mundiales más importantes".

Respecto a Estados Unidos, Oliu se ha mostrado "muy sorprendido y un poco preocupado" por las políticas proteccionistas de Trump, pero confiado en que el país, inmerso en "una gran euforia económica", seguirá creciendo en los próximos años.

Las políticas que adopte Trump pueden repercutir, y ya lo están haciendo, en el mercado mexicano, donde el Sabadell está presente desde el año 2014, aunque opera como banco desde 2016.

Oliu cree que México "es un gran país y de futuro" y que la situación de ralentización económica que está viviendo ahora "es pasajera" y cambiará probablemente en uno o dos años.

Publicidad

El consejero delegado del Sabadell, Jaume Guardiola, ha apuntado que la entidad prevé crecer del orden del 2 % anual en México en los tres próximos años y que tiene previsto abrir seis nuevas oficinas allí, en su mayoría este mismo 2017, que se sumarán a las seis sucursales con que cuenta en la actualidad.

Durante la rueda de prensa, el presidente del Sabadell también se ha mostrado en contra de cambiar la ley hipotecaria en España, tal y como tiene previsto hacer el Gobierno tras la crisis de las cláusulas suelo, porque su resultado en los últimos años ha sido "muy bueno".

Además, ha querido dejar hoy claro que su entidad "no tiene ninguna intención" de cambiar su domicilio social, dado que no ve "ningún riesgo político a la vista" que pueda poner en peligro su permanencia en el sistema financiero europeo.

"No veo que haya ningún riesgo político a la vista que pueda hacer cambiar esto y no hay ninguna razón para tener que tratar este tema", ha declarado.

El grupo catalán, por otro lado, ha anunciado hoy que distribuirá en efectivo un dividendo complementario de 0,03 euros brutos por acción.

Este dividendo complementa al dividendo a cuenta por importe de 0,02 euros brutos por acción que se abonó el pasado 30 de diciembre de 2016, lo que supone una retribución total al accionista en efectivo de 0,05 euros brutos por acción.

.

En portada

Noticias de