Restoy: es el momento de reorganizar la estructura de supervisión en España

El exsubgobernador del Banco de España Fernando Restoy ha considerado hoy que ha llegado el momento de reorganizar la estructura de la supervisión financiera en España pues "hoy en día tiene poco sentido depender de un ministerio" o de "unos organismos supervisores sectoriales".

En su comparecencia en la comisión del Congreso que investiga el origen de la crisis financiera, el que fuera también exvicepresidente de la CNMV y exdirector del FROB, ha confiado en que se ponga fin a esta "singularidad española", un objetivo del que le costa que ya hay conversaciones.

Sin embargo, se ha mostrado convencido de que el modelo actual no fue el responsable de la crisis ni fracasó, aunque reconoció que ahora hay una oportunidad de reforzar o reformar algunas cosas que son un poco "raras" en el ámbito internacional y que "eventualmente pueden generar disfunciones importantes".

En este sentido, se mostró a favor de crear una agencia unificada e integrada de protección al supervisor articulada en torno a la CNMV, que al fin y al cabo ya tiene la función esencial de proteger al inversor y dijo que ese modelo le parece el más razonable.

Además, para aprovechar al máximo las sinergias, "tiene sentido que la agencia supervisora de los aspectos prudenciales de la banca sea la misma que la de los seguros".

En el Instituto de Estabilidad Financiera, que preside Restoy actualmente, "hay una enorme diversidad de modelos en los distintos países", aunque han evolucionado, pero las tendencias apuntan a dar cada vez más peso al Banco Central Europeo (BCE), que ha recuperado la supervisión microprudencial de las entidades de crédito en algunos países sobre todo los que han sufrido crisis financieras.

"Vemos que muchos países se les ha sumado la supervisión de los seguros, como Bélgica, Reino Unido, Francia o Italia" y también vemos que aumenta la creación de autoridades macroprudenciales articuladas en torno al Banco Central con la participación de algún ministerio económico y otros supervisores.

Y en lo relativo a la resolución, ahí tiende a primar un modelo articulado bajo el paraguas del supervisor prudencial con alguna "muralla china" para separar la supervisión de la resolución, dijo.

En el caso de España el modelo de separación entre la resolución preventiva y ejecutiva es singular, aunque no somos el único país que lo tiene, dijo.

"La ley aprobada por este Parlamento sobre la organización de la supervisión en España prevé que se evalúe el funcionamiento del modelo, lo que se hará próximamente, y será el momento de reflexionar sobre si tiene sentido mantenerlo o cambiarlo".

En la práctica, según lo que vi antes de dejar el Banco de España "hay una buena coordinación" entre el FROB y el Banco de España y eso ayuda y hace que funcione mejor la función de resolución, y me da la impresión de que también ha funcionado "razonablemente bien" en el caso del Banco Popular.

Sobre esta entidad, explicó que la ampliación de capital que llevó a cabo en julio de 2016 fue "probablemente la menos glamourosa de la historia", pues se destinó íntegramente a provisiones por la presión de las autoridades para que mejorara sus ratios de solvencia, y eso fue lo que hizo "de forma transparente" con un alto coste de pérdida de valor.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.