Las dudas electorales llevan al dólar al filo de los 4,10 reales en Brasil

La incertidumbre en torno a las elecciones de octubre en Brasil continúa presionando el real, que hoy se depreció por sexta jornada seguida, en un día marcado por la divulgación de nuevos sondeos que refuerzan el favoritismo del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción.

La divisa brasileña se desvalorizó hoy un 0,44 % frente al dólar, moneda que terminó la sesión negociada a 4,055 reales para la compra y 4,057 reales para la venta en el tipo de cambio comercial, mientras que la bolsa de Sao Paulo subió un 2,29 %.

El dólar, que acumula ya una caída del 22,34 % en lo que va de año, superó en la víspera el techo de los cuatro reales y hoy mantuvo esa tendencia, un valor que no alcanzaba desde febrero de 2016.

En las últimas seis jornadas el real ha caído cerca de un 5 % coincidiendo con la divulgación de tres sondeos de intención de voto, los cuales ratificaron el favoritismo que ostenta Lula, preso y condenado por corrupción y cuya candidatura podría ser vetada por la Justicia Electoral.

El último de ellos, elaborado por Datafolha, fue divulgado este miércoles y atribuyó al exmandatario un 39 % de los votos, casi el doble que su principal adversario, el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien obtendría un 19 % de los apoyos.

Sin embargo, la candidatura de Lula será probablemente anulada, pues la legislación electoral brasileña impide que condenados en segunda instancia, como es su caso, puedan postularse a cualquier cargo público.

La última palabra la tendrá el Tribunal Superior Electoral, que aún no se ha pronunciado sobre el asunto y tiene de plazo hasta el 17 de septiembre, cuando faltarán 20 días para las elecciones.

En un escenario sin Lula, Bolsonaro lidera los sondeos con el 22 %, de los sufragios, seguido por la ambientalista Marina Silva (16 %).

De acuerdo con analistas consultados por Efe, esas dudas electorales, unidas a las tensiones comerciales en el exterior, están presionando a la moneda brasileña.

Para el economista Clemens Nunes, de la Fundación Getulio Vargas (FGV), los inversores "no esperaban una consolidación" en las encuestas del candidato ultraderechista y también están preocupados con "el fortalecimiento de Lula, a pesar de que probablemente" será vetado.

El director de innovación y estrategia de la plataforma MeuCâmbio.com, Mathias Fischer, afirmó que el liderazgo de Lula, Bolsonaro y Marina Silva en los sondeos es percibido por el mercado como el de "los candidatos menos comprometidos con la reformas que necesita Brasil".

El mercado financiero apuesta por el socialdemócrata Geraldo Alckmin (6 % apoyos) y el exministro de Hacienda Henrique Meirelles (1 %), quienes han expresado abiertamente su apoyo a continuar con las reformas, entre ellas la del sistema de pensiones, que el actual presidente, Michel Temer, no consiguió aprobar.

De acuerdo con Fischer, la previsión de unos intereses más altos en Estados Unidos también debilita al real, que en 2017 ya perdió alrededor de un 2,00 % frente al billete verde.

Un real más desvalorizado puede provocar a largo plazo, según el analista, un alza en los precios del trigo, el gas y la gasolina, y como consecuencia impactar en los valores del transporte público y de cargas.

Los especialistas aprecian, sin embargo, que aún no se puede hablar de una "crisis del real", a diferencia de lo que ocurre con el peso argentino o la lira turca, una tesis defendida por el Gobierno brasileño.

"No es comparable", aseveró Fischer.

Según el Ejecutivo, Brasil cuenta con reservas internacionales de más de 380.000 millones de dólares y una deuda externa muy inferior a ese valor.

No obstante, la caída del 22,34 % que acumula en estos ocho meses de año ha puesto en alerta al Banco Central, que ya ha intervenido varias veces en los últimos meses mediante la venta de dólares.

Según la consultora Economática, desde el lanzamiento en 1994 del Plano Real, un programa del Gobierno de la época para controlar la hiperinflación y estabilizar los valores monetarios, solo en cuatro ocasiones el real cerró el año con caídas por encima del 20 %: 1999 (48,0 %), 2002 (52,2 %), 2008 (31,9 %) y 2015 (47,0 %).

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.