La "robusta" liquidez de las empresas animará a las acciones

Los elevados niveles de liquidez de las cotizadas pueden traducirse en recompras de acciones, dividendos u operaciones corporativas que levanten las acciones tras un trimestre difícil

Mientras el mercado bursátil estadounidense pone fin a un primer trimestre difícil, los inversores se fijan en lo que podría respaldar a la renta variable en los próximos meses: los elevados niveles de efectivo de las empresas son un posible impulso, ya que los ejecutivos destinan recursos a la recompra de acciones, los dividendos o las operaciones corporativas

 El S&P 500 registró su primera pérdida trimestral desde el comienzo de la pandemia, aunque se recuperó en marzo, reduciendo la caída del índice de referencia en lo que va de año a cerca del 5%, desde el 12,5% del punto más bajo del trimestre. 

Publicidad

 Las perspectivas de las acciones siguen amenazadas por el aumento de los tipos de interés a medida que la Reserva Federal endurece su política monetaria, así como por el aumento de la inflación y la incertidumbre sobre la guerra en Ucrania. La capacidad de las empresas para desplegar efectivo podría ayudar a calmar a los inversores sobre parte de esa inquietud. 

 "Aunque los niveles de efectivo están lejos de los máximos del año pasado, siguen estando muy por encima de los niveles de la pandemia y siguen apoyando las recompras, los dividendos y las fusiones y adquisiciones, que son actividades favorables a los accionistas", dijo Keith Lerner, codirector de inversiones de Truist Advisory Services

 Los planes de las empresas para desplegar su efectivo podrían quedar más claros en las próximas semanas, cuando presenten los resultados del primer trimestre, que se espera que muestren un aumento del 6,4 por ciento en los beneficios de las empresas del S&P 500, según Refinitiv IBES.  

Publicidad

Se mantienen los colchones de liquidez por la pandemia están intactos 

Los niveles de efectivo han aumentado, ya que las empresas fueron prudentes a la hora de gastar durante la pandemia, mientras que los márgenes de flujo de caja de las empresas se han ampliado en la última década, según los estrategas. 

 Desde que alcanzó un máximo de algo más de 2 billones de dólares a principios de 2021, el efectivo en los balances de las empresas del S&P 500 ha descendido a unos 1,9 billones de dólares, según Truist. Pero eso sigue estando muy por encima de los 1,5 billones de dólares, donde se encontraba a finales de 2019 antes de la pandemia.  

Publicidad

"Los niveles de efectivo, ya sea el efectivo en los balances o incluso la capacidad de las empresas para recurrir a los mercados de capital si es necesario, siguen siendo muy robustos", dijo Patrick Palfrey, un estratega senior de acciones de Credit Suisse

 En un reciente informe titulado "The bull case for stocks", los estrategas de Credit Suisse afirmaron que "esperarían que tanto las recompras como los dividendos aumentaran en los próximos 12-24 meses, lo que supondría un impulso para el BPA y los precios de las acciones".  

 Las recompras de acciones de las empresas del S&P 500 ascendieron a 881.700 millones de dólares en 2021, una cantidad récord y un aumento de casi el 70% respecto a 2020, según S&P Dow Jones Indices 

Las recompras de acciones de 2022 superarán a las del año pasado 

 El importe de las recompras anunciadas este año ha sido superior al del año pasado, según TrimTabs, con 298.900 millones de dólares anunciados hasta el 29 de marzo, frente a los 269.800 millones de dólares de hace un año. 

Goldman Sachs prevé que las empresas serán la mayor fuente de demanda de capital en 2022. El banco elevó este mes su previsión de recompras en el S&P 500 para 2022 a 1 billón de dólares. 

Publicidad

 "Los elevados saldos de efectivo y el sólido crecimiento de las ganancias por acción respaldarán una sólida demanda corporativa este año", dijo Goldman en un informe reciente. 

Michael Arone, estratega jefe de inversiones de State Street Global Advisors, dijo que dudaba de que las recompras fueran "lo suficientemente grandes como para evitar un mercado bajista o seguir alimentando las grandes ganancias en el mercado de valores." 

 "Sin embargo, es un buen viento de cola constante para los precios de las acciones si, de hecho, las recompras de acciones siguen a ritmo de récord", dijo Arone. "Sin duda, ayuda, es algo positivo". 

Publicidad

El plan presupuestario para 2023 del presidente de EE.UU., Joe Biden, anunciado el lunes, apuntaba a las recompras, tratando de disuadir a las empresas de utilizar los beneficios para recomprar acciones con el fin de beneficiar a los ejecutivos. 

La desaceleración económica puede frenar los planes 

 Las fusiones y adquisiciones en EE.UU. alcanzaron un total de 2,5 billones de dólares el año pasado, el mayor período de un año completo desde que se iniciaron los registros en 1980, según Refinitiv Deals Intelligence

Hasta ahora, las fusiones y adquisiciones estadounidenses se han ralentizado con respecto al año pasado, con una actividad que ha descendido un 20 por ciento, hasta los 516.800 millones de dólares, con respecto al mismo periodo del año anterior, según Deals Intelligence. Los inversores estarán ansiosos por ver si las empresas aceleran el ritmo. 

En lo que respecta al uso de efectivo, "las fusiones y adquisiciones y las recompras son más volátiles y ambas señalan un cierto elemento de confianza de los ejecutivos corporativos", dijo Arone. "Ambas están saliendo de máximos históricos, por lo que si esa tendencia se mantiene debería ser una buena señal para los mercados". 

Algunos observadores del mercado se mostraron cautelosos a la hora de exagerar el impacto que las grandes posiciones de efectivo podrían tener en el mercado.  

Publicidad

Por ejemplo, la preocupación por el crecimiento económico se reavivó esta semana cuando se invirtió una parte muy vigilada de la curva de rendimiento del Tesoro estadounidense, lo que históricamente ha sido una señal fiable de una recesión inminente. De hecho, esta señal podría hacer que las empresas fueran más cautelosas a la hora de desplegar su efectivo, según algunos. 

Aunque tener más efectivo a mano podría ayudar a más empresas a sobrevivir a una desaceleración económica, podría no frenar significativamente las caídas de las acciones, dijo Sameer Samana, estratega senior de mercados globales del Instituto de Inversión Wells Fargo

 "Un mayor número de empresas podría superar la próxima desaceleración, pero eso no significa que no se pueda producir un gran retroceso en las acciones durante la próxima desaceleración", dijo Samana.

● Añada las noticias de finanzas.com a sus redes sociales: Twitter | Facebook | Linkedin | Flipboard. También en su app de mensajería: Telegram

En portada
Publicidad
Noticias de