Intesa acuerda 4.000 prejubilaciones tras la compra de los bancos vénetos

El banco Intesa Sanpaolo anunció hoy un plan de 4.000 prejubilaciones voluntarias acordado con los sindicatos para asegurar la integración de la parte "sana" Banca Popolare di Vicenza y de Veneto Banca, en fase de liquidación por el Estado.

Los empleados que decidan dejar su puesto de trabajo recurrirán a las prestaciones extraordinarias de un fondo de pensiones voluntario, el "Fondo de Solidaridad para el apoyo del rédito, del empleo y de la recalificación profesional del personal del crédito".

Las primeras mil salidas de los bancos vénetos para acceder al fondo se producirá desde el próximo mes de octubre a diciembre, según un comunicado de Intesa Sanpaolo.

Tras la verificación de las adhesiones previstas a finales de septiembre se procederá a la definición del modo en que saldrán los restantes 3.000 empleados.

El proceso de reestructuración de las entidades proseguirá con la búsqueda de nuevas medidas como recursos para la movilidad territorial de los trabajadores debido a "la necesidad" de reducir a 300 las 900 sucursales de los antiguos bancos vénetos.

El jefe de operaciones de Intesa Sanpaolo, Eliano Lodesani, dijo en un comunicado que "la fuerte protección de los empleados de los dos bancos vénetos, con años muy difíciles a sus espaldas, es el mejor punto de partida para esta nueva fase".

Y avanzó que apostarán por la inversión en formación de los profesionales, en nuevas tecnologías y en la modernización de la red de sucursales para que "vuelvan a desempeñar un rol central en la economía" de la región septentrional del Véneto.

El 25 de junio el Gobierno aprobó por vía de urgencia un decreto para permitir la cesión de la parte sana de los bancos vénetos, con graves problemas financieros, a Intesa Sanpaolo para facilitar su continuidad y movilizó recursos hasta 17.000 millones de euros.

De este dinero el Estado inyectará 4.785 millones de euros en concepto de "anticipo de caja", destinados a mantener la capitalización y el reforzamiento patrimonial de la compradora, que se hace con las bancas por un simbólico euro.

Intesa Sanpaolo llamó hoy al Parlamento italiano a aprobar "lo antes posible" el decreto del Gobierno, a la espera de su ratificación definitiva por el Senado (cámara alta), para "dar las necesarias certezas a los trabajadores implicados", dijo.

En el contrato de compra, Intesa, uno de los bancos más importantes de Italia, avanzó que desharía la operación en caso de que en el decreto se incluyeran enmiendas que fueran perjudiciales para sus intereses.

El secretario general de la Federación Autónoma de Banqueros Italianos, Mauro Bossola, expresó en un comunicado su satisfacción por este acuerdo que, dijo, "evita despidos y asegura a trabajadores que hasta ayer veían duramente comprometida su estabilidad".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.