España coloca 3.455 millones y de nuevo a tipos negativos en bonos indexados

El Tesoro Público español ha colocado hoy 3.454,6 millones de euros en deuda a largo plazo, que ha salido a un menor interés, aunque en los bonos a cinco años indexados a la inflación, el rendimiento ha sido de nuevo negativo.

No obstante, el interés negativo aplicado a los bonos indexados a la inflación no ha logrado mejorar la rentabilidad obtenida en la anterior subasta de este tipo de deuda, celebrada el pasado 5 noviembre.

En concreto, el Tesoro ha colocado 675 millones de euros en bonos indexados a la inflación, que se han adjudicado a un interés negativo del 0,080 %, frente al 0,200 % previo.

El Tesoro estrenó en 2014 las subastas de estos bonos, que se diferencian de los nominales en que su principal (importe) evoluciona según el Índice de Precios al Consumo Armonizado (IPCA), excluido el tabaco.

En la subasta celebrada hoy, la primera de febrero, el Tesoro también ha adjudicado otros 2.188,99 millones de euros en obligaciones a diez años, que se han colocado a un interés marginal del 1,717 %, menor que el 1,986 % de la anterior puja.

De la misma manera, se han colocado otros 590,61 millones de euros en obligaciones con una vida residual de 21 años, a un interés del 2,629 %, también inferior al de la subasta anterior, que fue del 2,739 %.

Tras la subasta, Javier Urones, analista de XTB, ha destacado los buenos tipos de interés que ha conseguido hoy el Tesoro español.

No obstante, ha explicado que la inestabilidad que sigue viviendo la renta variable tiene su reflejo en el mercado de deuda, donde los inversores buscan valores seguros como la deuda alemana.

De esta manera, los países mediterráneos "ven cómo su deuda pierde atractivo" con respecto al año pasado, según el analista, que ha asegurado que los continuos rumores de un nuevo programa de compra de deuda por parte del Banco Central Europeo (BCE) están ayudando a que las rentabilidades de los países periféricos no se disparen, aunque es insuficiente para conseguir rebajarlas.

"En el ámbito nacional, el bloqueo político sigue pasándonos factura e incrementando el coste de financiación con respecto al ejercicio anterior", ha advertido el analista.

En este mismo sentido, un informe de la Agencia Negociadora alerta de que un escenario de prolongada inestabilidad política tras las elecciones generales del pasado 20 de diciembre generará un marco de incertidumbre que podría suponer un brusco retroceso en la recuperación económica.

"El mero hecho de que se pueda llegar a la primavera sin Gobierno es, en sí mismo, un factor poco halagüeño", añade el informe, que asegura que el primer reflejo fruto de la inestabilidad sería la prima de riesgo.

Una subida hasta el entorno de los 200 puntos básicos supondría un enorme coste en la financiación de las cuentas públicas, ha advertido.

Pese a la inestabilidad política, la demanda por parte de los inversores en la puja ha ascendido a 7.539,6 millones de euros, con lo que la ratio de cobertura, que es la proporción entre las solicitudes y el importe finalmente adjudicado, ha sido en esta ocasión de 2,1 veces.

Con la puja de hoy, el Tesoro nacional ha captado desde que comenzó el año 22.900 de euros, un 18,3 % de la previsión de emisión a medio y largo plazo (125.300 millones de euros) de 2016.

El coste medio de la deuda del Estado a la emisión se situó en el 0,94 % a cierre de enero de 2016, frente al 0,84 % de diciembre de 2015.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.