¿Cómo el Ibex se ha ido a pique en una de las peores semanas del año?

El selectivo ha perdido los mínimos del año y vuelve a niveles de 2016. A pesar de haber perdido los mínimos de este año y haber vuelto a precios de 2016, la semana que viene debería recuperarse parte del terreno perdido una vez superados los escenarios que han generado la volatilidad reinante en los próximos días. En caso de volver a los números verdes, no sería descabellado pensar en una recuperación de los 9.200 puntos como paso previo a niveles superiores.

Palacio de la Bolsa de Madrid

Son muchos los frentes internacionales que han llevado al selectivo español a firmar una de las peores semanas del año. Por un lado, el FMI ha alertado de una desaceleración del crecimiento a nivel global lo que ha hecho aumentar las dudas sobre la renta variable. Por otro lado, en Estados Unidos han quedado patentes, una vez más, las profundas discrepancias entre el presidente Trump y la Reserva Federal a cuenta de las reiteradas subidas de tipos de interés del dólar, lo que ha provocado un terremoto de volatilidad que ha generado un potente efecto dominó en el resto de bolsas del mundo. 

Por su parte, en Europa aún preocupa el pulso lanzado por el gobierno italiano contra la Unión Europea a cuenta de los presupuestos. Por último, a nivel interno, los inversores han recogido con nerviosismo el acuerdo entre PSOE y Podemos sobre los Presupuestos Generales del Estado que, de aprobarse, elevaría el gasto público en 5.000 millones de euros con un claro efecto en el déficit público. Este último foco de incertidumbre es el que ha llevado al Ibex35 a desmarcarse este viernes del resto de índices europeos y firmar una nueva jornada en negativo que le ha llevado a perder los 9.000 puntos y a volver a niveles de 2016.

Lo curioso es que el sector bancario fue uno de los que mejor se ha comportado esta semana, con las tres grandes entidades, Santander, BBVA y Caixabank, a la cabeza. Las tres ven alejarse poco a poco los mínimos anuales marcados hace unas semanas impulsadas por la recuperación del crédito y por una inflación en la Zona Euro que parece anticipar una subida de tipos más cercana de lo estimado. Por su parte, Telefónica cierra una buena semana tras la relajación de la crisis en Argentina y, sobre todo, tras conocerse que es la primera vez que lidera la captación de clientes frente a sus competidores. En este sentido, la recuperación de los 7 euros por acción podría consolidar un cambio de tendencia para los títulos de la empresa. Repsol, por su parte, sigue anclado entre los 16,25 y 17,30 euros por acción con el precio del petróleo nuevamente en niveles no vistos desde 2014.

Precisamente del precio del crudo y de la volatilidad del índice está muy pendiente CEPSA. A menos de una semana de completar la mayor salida a bolsa del año, determinadas fuentes afirman que la demanda acumulada cubre el 70% del importe inicial. Desde la propia compañía achacan estos números a la incertidumbre vivida en los últimos días en el entorno de la renta variable y están convencidos de culminar con éxito la colocación cuya banda de precios se estima entre los 13,10 y los 15,10 euros por acción. Será el próximo jueves 18 de octubre cuando salgamos de dudas.

A nivel internacional, la semana se cierra con números rojos para todos los mercados sin excepción influenciados, en gran medida, por las caídas registradas en Estados Unidos. Estas caídas, comparables a las vividas en febrero de este mismo año, tienen como foco principal, además de los ya mencionados, la tensión en torno al bono estadounidense a diez años, muy por encima ya del 3%. Así mismo, siguen coleando los efectos de la guerra comercial a las puertas de la reunión entre los presidentes de los gobiernos estadounidense y chino que debería relajar la situación entre ambos países. Por la parte empresarial, los bancos americanos darán comienzo a la temporada de resultados empresariales que, de ser positivos, pueden ayudar, sin duda, a recuperar los niveles perdidos y la senda del crecimiento bursátil.

Tras un inicio del último trimestre del año realmente negativo, la situación que nos deja la renta variable es de oportunidades de compra claras en muchas empresas que se encuentran cotizando en mínimos del año. A pesar de haber perdido los mínimos de este año y haber vuelto a precios de 2016, la semana que viene debería recuperarse parte del terreno perdido una vez superados los escenarios que han generado la volatilidad reinante en los próximos días. En caso de volver a los números verdes, no sería descabellado pensar en una recuperación de los 9.200 puntos como paso previo a niveles superiores.

Sergio Puente es analista de XTB

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.