La última de Cathie Wood: invertir en drogas

La gurú de Wall Street Cathie Wood abre su fondo Ark Invest a explorar la inversión en el mundo de las drogas psicodélicas

Cathie Wood está viviendo en el último año una depreciación de su cartera de inversión que provoca el alzamiento de cejas entre más de un agente del mercado, que prefiere huir de las arriesgadas apuestas de la gestora en nuevas tecnologías y criptomonedas, y tacha sus cuantiosas ganancias durante la pandemia de circunstancial ante el contexto mayoritariamente alcista que vivieron las bolsas.

La estadounidense, sin embargo, está demostrando ser ajena a las críticas, y en los últimos meses reivindicó la validez de sus tesis de inversión, llegando a apuntar que, "si la historia es una guía, aquellos que no apuesten por la innovación saldrán perjudicados, ya que podrían estar perdiéndose oportunidades de inversión como el próximo Amazon, Apple o Tesla".

Publicidad

Una premisa que lleva a la inversora nacida en California a buscar constantemente nuevas vías de inversión a largo plazo, hasta tal punto de analizar en su último informe un campo que, sin duda, contribuirá a alentar el escepticismo respecto a sus apuestas: el de las drogas.

Las razones de Cathie Wood para tener en consideración la inversión

El fondo de Cathie Wood, Ark Invest, se caracteriza por investigar y abrirse la puerta a todo tipo de campos que considera que pueden revolucionar el mundo y a la sociedad actual a largo plazo, y en uno de sus últimos análisis, se pregunta hasta qué punto son descabelladas las terapias psicodélicas, y cuánto podrían aprovecharse las farmacéuticas de su uso.

Y su conclusión, que defiende tras exponer diferentes estudios que hablan a favor de su uso, es que el rédito a extraer de ellas es amplio.

Publicidad

En opinión del fondo de inversión, la psilocibina, un componente químico presente en las setas alucinógenas, "podría proporcionar mejoras incrementales en el tratamiento del trastorno depresivo y de la depresión resistente al tratamiento".

Publicidad

Partiendo de esta premisa, por tanto, y presuponiendo que este componente alcanzara el nivel de ventas que tuvo la fluoxetina, o prozac, tras su legalización, el análisis de Ark Invest estimaba que la psilocibina alcanzaría "un pico de ventas implícito que en diez años podría ser de 3.500 millones de dólares".

"En los próximos años, Ark espera que los científicos sigan encontrando nuevos compuestos que provoquen efectos beneficiosos, y los próximos avances deberían revelar más sobre la naturaleza de la experiencia psicodélica y permitir a los médicos diagnosticar los trastornos del estado de ánimo con mayor eficacia", aseguraban desde el fondo de Cathie Wood.

"Desde este punto de vista, el movimiento psicodélico podría ser no un triunfo contra el estigma cultural, sino una revolución en la neurofarmacología", añadían.

Wood no ve riesgos en el tratamiento

Un elemento interesante del estudio que presenta el fondo de Cathie Wood, es que no hace un esfuerzo mínimo por enumerar los riesgos que pueden tener drogas como las setas alucinógenas, afirmando que el prejuicio que puede haber contra los mismos "puede tener su origen en una regulación anticuada".

El análisis de Ark Invest, además, explica que, en los Estados Unidos, "la carga económica acumulada estimada que se asocia al trastorno depresivo, o al trastorno por consumo de opiáceos [...] es de cerca de 1,4 billones de dólares al año".

Publicidad

Una carga que, a sus ojos, podría reducirse si se regulara la investigación con estos psicodélicos.

Cabe destacar que el fondo de Wood también dejó en el pasado otras afirmaciones que en estos momentos son muy cuestionables, como que el bitcoin alcanzaría el medio millón de dólares, o erróneas a todas luces a día de hoy, como que la Fed "no subiría tanto los tipos" como pronosticaba el mercado.

Su última ocurrencia pasa por explorar el mundo de las drogas psicodélicas y su uso en la medicina, y convencer al mercado del beneficio de su investigación y legalización.

En portada
Publicidad
Noticias de