Biden rompe el consenso entre aliados al prohibir el petróleo y gas ruso

EEUU prohibe el petróleo y gas ruso sin el respaldo cerrado de la OTAN. Alemania se opuso el lunes y solo el Reino Unido confirma adherirse a la decisión de Biden

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, oficializó el martes desde la Casa Blanca la prohibición de importar gas y petróleo ruso. "No nos dejaremos intimidar por (Vladimir) Putin", aseguró tras describir el alcance de sus decisiones.

Biden trabajó durante los últimos días con los mayores aliados en Europa dada la dependencia del petróleo ruso que impera en el bloque de países. Sin embargo, Alemania manifestó que solo es favorable a medidas de presión "sostenibles".

Publicidad

El canciller, Olaf Scholz, dejó entrever el lunes que plantaría a los Estados Unidos si en Washington decidían prohibir la compra de petróleo ruso.

A pesar de ello, dos fuentes citadas por Reuters habrían explicado que la Administración Biden decidió seguir adelante con la prohibición de las importaciones al petróleo y gas ruso, aunque decayera la participación de los aliados en Europa y se alinearan con Berlín.

Este escenario, que está en camino de confirmarse, abrirá una brecha entre los socios occidentales sobre la respuesta a Putin, que hasta ahora era consensuada. A fecha y hora de la publicación de este artículo, solo el Reino Unido secunda la decisión de Biden.

Los esfuerzos políticos del Ejecutivo estadounidense han sido intensos también de puertas hacia dentro.

Publicidad
Publicidad

Leyes de urgencia en EEUU para respaldar la prohibición del petróleo ruso

El senador Chris Coons explicó que el Gobierno estadounidense se coordina con el Senado "asegurándose de que hayamos hecho el trabajo preliminar para comprender cómo implementar de manera efectiva una prohibición de la energía rusa".

La Casa Blanca negocia en paralelo con los líderes del Congreso de los Estados Unidos para aprobar una ley por la vía rápida que permita prohibir las importaciones rusas, medida que obliga a la administración a acelerar sus cronogramas.

El incremento de la presión sobre Moscú coincide con unas declaraciones llamativas de la jefa del espionaje estadounidense. La directora de la Agencia de Inteligencia Nacional, Avril Haines, dijo el martes que es poco probable que el presidente ruso se deje disuadir.

De hecho, cree que Putin puede intensificar el asalto a Ucrania a pesar de los reveses en el terreno y las dificultades por las sanciones internacionales.

En portada

Noticias de