Alcaraz (CaixaBank) cree que sistema financiero español debe "reinventarse"

El director general de CaixaBank, Juan Antonio Alcaraz, ha afirmado hoy que el sistema financiero español debe "reinventarse" en un momento en el que el sector ha vuelto a la capacidad instalada de 1996 y la bajada de tipos ha hecho que el negocio sea "negativo".

En una conferencia organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), Alcaraz ha hecho hincapié en que la bajada de tipos de interés ha supuesto "un ataque a la línea de flotación" del negocio bancario, porque la cartera crediticia de las entidades "cada vez genera menos" rentabilidad.

"El margen ha desaparecido", ha lamentado el dirigente de CaixaBank, que ha apuntado que, además, la "medida de protección" para las entidades financieras que suponían las llamadas "cláusulas suelo" de las hipotecas "ha saltado por los aires".

Alcaraz ha hecho en su intervención un repaso a la evolución del sector financiero y ha aludido a dos "grandes ciclos", el primero la llamada "década prodigiosa" de 1996 a 2006, en la que bancos y cajas cometieron el "error" de endeudarse en exceso, hasta llegar a 1,5 billones de euros de exposición crediticia.

En el segundo ciclo, el de la crisis, "han cambiado las reglas del juego", ha dicho Alcaraz, que ha apuntado que las más afectadas han sido las cajas, porque "tuvieron mayor protagonismo" en el modelo de crecimiento de la década anterior.

El directivo de CaixaBank ha afirmado que la respuesta a la pregunta de por qué no se pusieron antes "puertas al campo" la deja para los "académicos", aunque ha comprendido lo difícil que era frenar un modelo que había creado un millón de puestos de trabajo en el sector inmobiliario y la economía crecía de un 4 a un 6 % anual.

En todo caso, ha agregado, el resultado de la crisis y del proceso de saneamiento es que las entidades, por número de oficinas y de trabajadores (capacidad instalada), han vuelto al año 1996.

Por ello, ha entendido que, más que hablar de reestructuración del sector, hay que "reinventarse", porque a su juicio ya no va ser posible volver a construir la cuenta de resultados de las entidades con la actividad de financiación y menos con la vinculada al sector inmobiliario y de la construcción.

Alcaraz ha asegurado que el problema no es coyuntural, sino estructural, y ha destacado que, si bien hay indicios de crecimiento en los créditos, "ahí no va estar la solución", porque los bancos se van a mover en rentabilidades del 2 al 4 por ciento, cuando todos los inversores buscan rentabilidades "de dos dígitos".

Tras resaltar que el sector todavía puede necesitar "ajustes adicionales", Alcaraz ha lamentado que el sistema financiero haya evolucionado hacia "una especie de servicio público que estamos obligados a dar y que el ciudadano no está obligado a pagar".

Se trata, ha indicado, de la cultura del "low cost" o "todo gratis", a la que también hay que adaptarse, así como a los clientes que sólo buscan una relación con el banco a través del móvil, aunque ha opinado que ahí tampoco está "la fuente generadora de ingresos".

Otro factor determinante, ha añadido, es la "intervención absoluta" del regulador en las entidades financieras, un fenómeno que "ha venido para quedarse" y que supone "un cambio absoluto en las reglas del juego de la actividad bancaria".

En definitiva, ha concluido Alcaraz, se ha llegado a un modelo en el que hay "mucha menos rentabilidad para los accionistas", lo que obliga a buscar "alternativas" para generar ingresos de otra manera.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.