Toshiba perdió 3.663 millones de euros entre abril y diciembre

El conglomerado nipón Toshiba anunció hoy unas pérdidas netas de 479.800 millones de yenes (3.663 millones de euros) entre abril y diciembre de 2015, debido a los costes de su reestructuración y a la caída generalizada de sus ventas.

Estos resultados contrastan con el beneficio neto de 107.200 millones de yenes (819 millones de euros) obtenidos en el mismo período de 2014 por Toshiba, afectada desde el año pasado por un escándalo de manipulación multimillonaria de sus cuentas.

La compañía también registró unas pérdidas operativas de 229.500 millones de yenes (1.775 millones de euros), frente al beneficio operativo de 201.800 millones de yenes (1.543 millones de euros).

El resultado bruto de explotación (Ebitda) fue negativo por valor de 161.600 millones de yenes (1.236 millones de euros), tras el saldo positivo por un volumen simular que obtuvo en mismo período del año precedente.

Durante el periodo abril-diciembre, primeros nueve meses del año fiscal nipón, los ingresos por ventas de Toshiba cayeron un 6 por ciento en términos interanuales hasta 4,42 billones de yenes (33.807 millones de euros).

La empresa registró una menor facturación en sus ramas de energía e infraestructuras, dispositivos y componentes electrónicos y en "estilo de vida", en la que se engloba la fabricación de televisores, ordenadores personales y otros aparatos para el hogar.

Este área de negocio sufrió una "considerable caída" de sus ingresos debido al retroceso de la demanda global y a su proceso de "reorganización", según explicó en un comunicado la empresa, que planea cerrar sus fábricas de esta rama en el extranjero y el despido de unos 10.600 trabajadores.

En cambio, la empresa logró incrementar las ventas de su área de productos y servicios sanitarios.

A partir de estos resultados, Toshiba decidió revisar a la baja su previsión de resultados para el ejercicio en curso, que concluirá a finales del próximo marzo.

El conglomerado prevé incurrir en un déficit neto de 710.000 millones de yenes (5.430 millones de euros), muy por encima de su estimación anterior, que contemplaba un saldo negativo de 550.000 millones de yenes (4.206 millones de euros).

Toshiba también espera registrar unas pérdidas operativas de 430.000 millones de yenes (3.288 millones de euros), un 30 por ciento más que su cálculo anterior), mientras que dejó intacta su previsión de ingresos, en 6,2 billones de yenes (47.417 millones de euros).

La compañía está sumergida en un grave caso de manipulación sistemática de sus cuentas durante los últimos siete años, que le ha supuesto una multa multimillonaria de las autoridades niponas, y que también ha motivado procesos judiciales iniciados por accionistas y por la propia empresa contra sus antiguos directivos.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.