Tejerina muestra insatisfacción por la negociación de la pesca del atún rojo

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha mostrado hoy "insatisfacción" por el resultado de las negociaciones de la pesca del atún rojo y ha avanzado que hasta 2019 no habrá cambio en los criterios para su reparto entre la flota nacional.

García Tejerina ha señalado, durante un almuerzo con periodistas organizado por la patronal de armadores Cepesca, que las decisiones de la reunión de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (Iccat, siglas en inglés) en Marrakech (Marruecos) "han dejado un sabor amargo" en el caso del atún rojo.

Los países de Iccat han aprobado aumentar las cuotas de pesca de la especie, pero a un ritmo más lento del que esperaba España.

La ministra ha remarcado que el buen estado del atún rojo y los informes científicos avalaban "acelerar" en 2018 los incrementos de capturas y pasar "de un plan de recuperación a otro de gestión", así como reconocer "los esfuerzos" de los pescadores europeos.

No obstante, ha detallado que aunque la subida de cuota es más lenta que la que España había pedido, dentro de tres años (en 2020) "habrá unas cantidades importantes para el sector".

En relación a la sardina del Atlántico, Tejerina ha reconocido que "pesan las amenazas": por un lado la de un cierre de la pesquería -recomendado por los científicos- y por otro la de un Total Admisible de Capturas (TAC) impuesto por la Unión Europea (UE)

En este sentido, ha resaltado que España y Portugal preparan un plan "conjunto", que presentarán a la Comisión Europea (CE) antes del 4 de diciembre, para que continúe la pesquería, aunque con medidas relativas a las tallas o a zonas de restricciones, para garantizar su recuperación.

La CE "percibe" la voluntad de ambos países para trabajar juntos y garantizar el futuro de la especie, según la ministra.

El secretario general de Pesca, Alberto López-Asenjo, ha hablado sobre el acuerdo pesquero entre la Unión Europea (UE) y Guinea Bissau, que expira este mes.

López-Asenjo ha señalado que aunque el pacto se paraliza, por no haber acuerdo de renovación, de los más de 60 barcos que lo aprovechan solamente "entre 6 y 9" quedarán sin actividad, ya que se trata de un convenio que complementa a otros para la flota que faena en aguas exteriores.

No obstante, ha anunciado un "plan de contingencia", para compensar a los buques que se queden parados como consecuencia de esta interrupción.

López-Asenjo confían en que ambas partes convoquen pronto una ronda negociadora.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.