Standard & Poor's mantiene la nota y la perspectiva de Portugal

La agencia de calificación de riesgos Standard & Poor's (S&P) mantuvo la nota de la deuda de Portugal en "BB ", todavía a un peldaño de que salga del nivel de "bono basura", y mantuvo también la perspectiva financiera del país como "estable".

"Nuestra expectativa es que con el nuevo gobierno, liderado por el Partido Socialista y apoyado por el Bloque de Izquierda y el Partido Comunista, siga el compromiso con políticas para una mayor consolidación fiscal, en línea con las políticas de la zona euro", comentó en un comunicado la agencia.

Esta misma semana, el Ejecutivo socialista aprobó la versión definitiva del Presupuesto estatal de 2016 con el respaldo de la izquierda radical por primera vez en 40 años de democracia lusa.

El documento sube levemente las pensiones, elimina recortes salariales a los funcionarios y retira un impuesto extraordinario en el 90 % de las nóminas, medidas que compensa gravando los impuestos de ciertos productos, como los combustibles y el tabaco.

Como alertas, la agencia indicó que un crecimiento menor al esperado y la posible puesta en marcha de nuevas medidas de ahorro para bajar el déficit pueden deteriorar, en el largo plazo, "las condiciones de financiación" de Portugal.

Standard & Poor's prevé un déficit del 2,7 % en 2016 -lejos del 2,2 % estimado por Lisboa-; un crecimiento del PIB del 1,4 % -frente al 1,8 % pronosticado-; y un desempleo del 11,8 % (en línea del 11,3 % del Gobierno luso).

Otras de las dos principales agencias de calificación -Moody's y Fitch- mantienen también a Portugal en el nivel de "bono basura".

La única entre las grandes que evalúa positivamente las finanzas de Portugal es la canadiense Dominion Bond Rating Service (DBRS), que dio una nota de "BBB (bajo)" con perspectiva "estable", un peldaño por encima de la nota que considera las finanzas de un país poco fiables.

Se considera crucial para el país tener la nota positiva de, al menos, una de las principales agencias, pues así puede ser receptor del programa de compra de deuda del Banco Central Europeo (BCE).

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.