Senador pide a Trump que anule aranceles si quiere que el Congreso vote T-MEC

Un influyente senador republicano de EE.UU., Chuck Grassley, ha aconsejado al presidente Donald Trump que suspenda los aranceles al acero y al aluminio impuestos a Canadá y México como condición previa a que el Congreso vote la ratificación del último acuerdo comercial con esos países, conocido como T-MEC.

"Es solo cuestión de que se dé cuenta de que nada va a pasar hasta que los aranceles sean anulados. Es decir, los gravámenes van a ser suspendidos si quiere obtener una victoria", dijo Grassley en una entrevista publicada hoy por el diario The Washington Post.

Grassley, que es el presidente del Comité de Finanzas del Senado, explicó que hizo esta propuesta directamente a Trump en una reunión reciente, aunque el mandatario se negó a ceder.

Sin embargo, Grassley vaticinó que Trump "no tendría más remedio" que rendirse si desea que el pacto surgido de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sea aprobado en la Cámara de Representantes y el Senado.

"Los aranceles se van a retirar porque el presidente tiene un buen acuerdo", agregó Grassley en declaraciones al rotativo de Washington.

Está por ver cuáles son las demandas respecto al acuerdo de los demócratas, que tienen mayoría en la Cámara Baja y cuyo voto será crucial para que el T-MEC sea finalmente aprobado en el Congreso.

Los funcionarios del Gobierno de EE.UU. esperan que el Legislativo dé luz verde al pacto antes de agosto, cuando ambas cámaras entran en receso.

Los principales asesores de Trump, incluyendo el representante de Comercio Exterior de Estados Unidos, Robert Lighthizer, se han negado hasta el momento a cancelar los gravámenes hasta que Canadá y México acepten cuotas sobre sus exportaciones de metales.

El Gobierno estadounidense aplicó aranceles del 25 % a las importaciones de acero y 15 % a las de aluminio a sus socios comerciales, de las que eximió a Canadá y México durante las negociaciones del TLCAN, aunque finalmente a comienzos de verano de 2018 decidió imponerlas igualmente para sus dos vecinos.

El Ejecutivo de Trump impuso esas sanciones en respuesta a una gran oferta de acero chino que deprimió los precios globales y afectó a los fabricantes de acero estadounidenses, según el propio Gobierno.

Trump y su equipo quieren ahora cuotas como defensa alternativa contra las producciones de China que se dirigen al mercado estadounidense a través de Canadá o México.

"La existencia de estos aranceles para muchos canadienses plantea algunas dudas serias sobre la ratificación del nuevo TLCAN", señaló a los periodistas la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chyrstia Freeland, después de una reunión con Lighthizer esta semana.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.