Renzi y Juncker defienden en Roma flexibilidad frente a austeridad en la UE

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, y el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, defendieron hoy en Roma la flexibilidad frente a las políticas de austeridad para incentivar el crecimiento en la Unión Europea (UE).

En la rueda de prensa celebrada tras el encuentro que ambos mantuvieron en el Palazzo Chigi, sede del Gobierno, Renzi sostuvo que "en los últimos diez años ha tenido razón la política económica de Estados Unidos" y no la austeridad defendida por la UE.

"La CE de Juncker ha hecho dos cosas: introducir la flexibilidad que nosotros compartimos (...) y poner en marcha un plan de inversión de 315.000 millones de euros (para impulsar la economía europea)", comentó el primer ministro italiano.

Renzi se mostró "a favor de que este plan continúe" y subrayó la necesidad que la UE centre su mirada en los problemas sociales de la gente.

"Nosotros, los italianos, pensamos que Europa es política y pensamos que también es necesario que sea una Europa social. La CE debe saber que Italia (...) hará todo lo que esté en su mano para que Europa vuelva a ser un lugar para las personas y no solo un lugar para las finanzas", dijo Renzi.

"Me gustaría que la Europa que dejemos a nuestros hijos sea una Europa próxima a la que nos dejaron nuestros padres, un lugar de valores y no solo de números. (...) Una Europa social y más humana", agregó.

En la misma línea se mostró Juncker quien destacó cómo "Italia se beneficia" de las políticas de flexibilidad que introdujo la CE para los Veintiocho.

"Desde la CE hemos introducido una serie de políticas de flexibilidad de las que Italia se beneficia. La CE no está a favor de una austeridad pura y dura. Es cierto que hay que cumplir las reglas, pero también existe la necesidad en Europa de recuperar el crecimiento económico", apuntó.

Como hiciera momentos antes Renzi, Juncker también se refirió al plan de inversión por él impulsado, "del que Italia es una gran beneficiaria", para compartir con el primer ministro italiano su deseo de que "sea extendido" una vez finalice el periodo para el que se puso en marcha.

En el ámbito nacional, Renzi remarcó que Italia ha puesto en marcha reformas, y citó la de empleo o la de la administración pública, pero reconoció que el endeudamiento público es todavía uno de sus mayores problemas.

"El endeudamiento debe reducirse pero no porque lo pida Juncker o Europa, sino porque lo debe hacer un país que piensa en sus hijos. Queremos disminuir el endeudamiento público italiano", subrayó Renzi.

Para ello, prosiguió, el Estado Italiano "hará sus deberes" haciendo uso de la flexibilidad que se le "ha dado", pero sin confiarse.

"Utilizaremos la flexibilidad que se nos ha dado, pero no pensamos que haya que fiarse solo de la flexibilidad", dijo.

Finalmente, Renzi concluyó su intervención lanzando un mensaje: "sí a la flexibilidad, sí al plan de reformas, sí a la responsabilidad".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.