Pharmamar baraja diluirse en Sylentis en función éxito tratamiento ojo seco

El Grupo Pharmamar podría acabar diluyéndose en una de sus empresas, Sylentis, en función del éxito de los ensayos clínicos, ya en una tercera fase, del compuesto tivanisirán para el tratamiento del síndrome de ojo seco, cuyos resultados se conocerán el próximo octubre.

El presidente de Grupo Pharmamar, José María Fernández Sousa, ha explicado en una rueda de prensa previa a la junta general de accionistas de la compañía que de confirmarse las expectativas con el tivanisirán se presentará "un dilema importante".

Por un lado, ha dicho, "sabemos que va a haber compañías que querrán licenciarlo, y por otro, también sabemos de inversores que querrían entrar en el capital de la compañía... A lo mejor es mejor lo segundo que lo primero".

Ha revelado que hay conversaciones con bancos americanos que han trasladado a Pharmamar que si los resultados son positivos analizarán "cuál es la mejor estrategia, si vía licencia o vía incorporar socios al capital".

En el segundo supuesto, "lógicamente, Pharmamar se diluiría en el capital de Sylentis", ha asegurado Fernández Sousa, quien ha añadido que según la valoración y la atracción de fondos que se pudiera conseguir, esta operación podría dar pie a "una potencial salida a Bolsa" en Estados Unidos.

Esto también dependerá, ha añadido, de los pagos que pueda recibir Pharmamar por la licencia de este compuesto para el tratamiento del síndrome del ojo seco, del que en 2004 se vendieron fármacos por valor de 2.200 millones de dólares en Estados Unidos.

El presidente de Grupo Pharmamar ha enfatizado que la compañía podría dar "un salto de valor formidable" en el caso de que obtener licencia para el tratamiento de cáncer de pulmón de célula pequeña con Zepsyre, nombre comercial de la lurbinectedina.

Actualmente, se encuentra en fase III de investigación y Pharmamar calcula finalizar el reclutamiento de pacientes en el tercer trimestre de 2018 y tener los datos finales de supervivencia global en el segundo semestre del 2019.

Fernández Sousa ha hecho hincapié en que el cáncer de pulmón de célula pequeña es "probablemente de los de más difícil tratamiento" junto con el de páncreas, y causa unas 200.000 muertes al año.

También ha incidido en que en los últimos años se han ensayado 60 productos para el tratamiento del cáncer de pulmón microcítico y ninguno ha dado resultados, incluidos dos que "podían hacer sombra" al de Pharmamar y que el año pasado "se cayeron", por lo que es un "área poco competida", en la que "estamos relativamente solos".

Ha aludido a estudios de analistas que apuntan a que si se aprueba el Zepsyre podría tener unas ventas cercanas a los 1.000 millones anuales, diez veces más que su actual producto estrella, el Yondelis, indicado para el sarcoma de tejido blando.

"Estamos ante un momento muy importante para la compañía. Sería un salto formidable un producto para un cáncer tan difícil", ha insistido el presidente del Grupo Pharmamar,.

Fernández Sousa ha puntualizado sobre la denegación de la licencia del Aplidin para tratar el mieloma múltiple por parte del Comité de Medicamentos para Uso Humano (CHMP) que se trata de "una opinión negativa, no vinculante", por lo que "la pelota todavía está en el tejado".

Ha denunciado que el proceso de validación ha sido "bastante irregular", por cuanto se trata de la primera vez que "un producto evaluado positivamente por el ponente y el coponente, que cumple el objetivo primario, negociado con la EMA (siglas en inglés de la Agencia Europea del Medicamento), dan una opinión negativa".

Ha recordado que sucedió lo mismo con Yondelis en 2003 "con los mismos protagonistas", y sin embargo hoy este producto "es válido" y se comercializa en decenas de países.

Adicionalmente, Fernández Sousa ha remarcado que a dos compañías "no les importó lo que dijo la EMA" y han licenciado la Aplydina para Israel y para una docena de países en Iberoamérica, y ha añadido que "no sería de extrañar que se aprobara en algún que otro territorio antes que en Europa".

Sobre los resultados de 2017, ejercicio en el que Grupo Pharmamar registró unas pérdidas de 26,7 millones de euros, un 11% más que en 2016, y su resultado bruto de explotación (ebitda) ajustado fue también negativo, de 7,4 millones, aunque mejoró un 33 %, se ha quedado con que "las ventas siguen igual".

Sucede que las expectativas sobre "posibles aprobaciones" de nuevos medicamentos "no han sucedido, están un poco en 'stand by'", ha admitido Fernández Sousa, quien con todo ha lanzado un mensaje de optimismo a los accionistas que han visto cómo cayó el precio de los títulos.

"Lo más importante de Pharmamar a lo largo de su historia es lo que está en marcha, la indicación de pulmón microcítico (...) Todas las expectativas están ahí. Ahora tenemos más cerca la meta", ha concluido.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.