Pacifistas quieren estar juntas accionistas de bancos que invierten en armas

El Centre d'Estudis per la Pau JM Delàs ha lanzado la campaña de micromecenazgo Voces contra la banca armada para recaudar fondos para poder participar en las juntas de accionistas de los principales bancos españoles que invierten en el negocio de las armas, y favorecer un cambio de actitud.

Con la campaña se quiere adquirir, como mínimo, una acción para poder acceder a la asamblea anual de cada banco, y poder generar un debate en la opinión pública sobre la financiación de la industria armamentística, y aumentar la presión ciudadana para que la banca tradicional deje de enriquecerse con este tipo de negocios.

Según los promotores de la campaña, que estará en marcha hasta el próximo 21 de marzo, a pesar de que las entidades financieras declaran que respetan los derechos humanos en sus estrategias de negocio, muchas siguen invirtiendo en la industria del armamento.

Desde esta entidad se asegura que el BBVA destinó a la industria de armamento, en el periodo 2005-2013, un total de 3.262 millones de euros de inversión; el Banco Santander, 1.723 millones; Caixabank, más de 37 millones, y Banco Sabadell, cerca de 27 millones en empresas productoras de armas nucleares desde enero de 2011.

Con el calificativo banca armada se denomina a los bancos y cajas que forman parte del negocio armamentista y que ayudan a las empresas de manera directa, mediante participaciones en acciones sobre ellas, o de forma indirecta, a través de la concesión de servicios financieros, a facilitar su expansión o permitir su supervivencia.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.