Más de la mitad de las empresas españolas sufrió impagos en 2017

El 52 % de las empresas españolas reconoce haber sufrido impagados a lo largo de 2017, un porcentaje que contrasta con el 35 % que se registraba el año anterior, aunque el importe de los impagos fue inferior al 5 % de la facturación en el 84 % de los casos, según un estudio de Informa D&B.

Además, el informe señala que solo el 12 % de los empresarios aplicó intereses de demora, -dos puntos porcentuales por encima de 2016- y que el 40 % piensa que la aplicación de un régimen sancionador ayudaría a mejorar los plazos de pago a las compañías.

Por otro lado, la mayoría de las empresas cree que la primera causa del retraso en los pagos es de tipo financiero.

En diciembre de 2017 el retraso medio de pago en España fue de 12,52 días, mientras que el plazo medio pactado se situó en 74,44 días, quedando de esta forma el periodo medio de pago efectivo en 86,96 días.

Las empresas de la Administración son las que más dilatan sus pagos, de acuerdo con Informa D&B, ya que superan los veinte días de retraso medio.

En conjunto, los retrasos en los pagos a las empresas supusieron un coste directo para el tejido empresarial de 1.144 millones de euros en los últimos tres meses del pasado año.

La directora de Estudios de Informa D&B, Nathalie Gianese, ha destacado que el periodo medio de pago de las empresas españolas alcanzó su mínimo histórico en el tercer trimestre de 2017, al situarse en 84,30 días, seis días menos que un año antes, gracias a la reducción tanto del plazo pactado para hacer efectivas las facturas como del retraso medio en hacerlo.

Aunque estos indicadores repuntaron en el último trimestre del año, se mantienen por debajo de la media europea, que fue de 13,06 días en el cuarto trimestre de 2017, la más baja desde 2012, de acuerdo con Gianese.

Asimismo, el estudio destaca que en diciembre del pasado año las micro y pequeñas empresas pagaron con mayor puntualidad que las medianas y las grandes compañías.

Por lo que respecta al plazo de los pagos realizados por las empresas, desde el año anterior el periodo medio de retraso ha mejorado, a excepción de las microempresas que, con 14,21 días, fueron las que más se demoraron, seguidas de las grandes compañías, con 13,96 días, las medianas (11,54 días) y las pequeñas (9,68 días).

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.