Malos tiempos para el dinero

Hubo un tiempo en el que las entidades financieras competían por el dinero de la clientela y eso permitía a los ahorradores reivindicarse y hacerse querer ante los bancos. Sin embargo, ahora no son buenos tiempos para rentistas y, en general, para los que confían su presente y futuro en el dinero que poseen. No se remunera su posesión y el Banco Central Europeo (BCE) ha insistido en que mantendrá esa política todo el tiempo que haga falta. Por su parte, la Reserva Federal Americana (FED), comprometida en una subida de tipos paulatina del precio del dinero, ha decidido también retrasar tales propósitos. Ahora el objetivo es impulsar la actividad económica poniendo todos los recursos monetarios que sean necesarios para ello.Lo malo es que, además de esos recursos, haría falta otro tipo de iniciativas, que no llega, para lograr tal impulso.

En este escenario, los ahorradores/inversores sólo tienen dos alternativas: asumir riesgo y apostar por la renta variable en un momento de fuerte volatilidad en los mercados o mantener su dinero en posiciones conservadoras sin apenas obtener remuneración. Algunos han dado ya el año por concluido antes de que acabe el primer trimestre y han decidido quedarse en liquidez hasta que los bancos decidan seguir la política del BCE y cobren también por los saldos líquidos. Porque todo puede llegar.

En cualquier caso, el riesgo de la apuesta por la renta variable es grande en mercados como el español, donde los valores bancarios tienen un gran peso. Con tipos de interés tan bajos, las entidades financieras, cuya materia prima es el devaluado dinero, carecen de márgenes en su negocio y ello no se compensa con una demanda de créditos de cierta solvencia. La presión sobre las comisiones se incrementará más todavía para la obtención de ingresos, lo que tampoco es buena noticia para los ahorradores. Por otra parte, son muchos los que con la reciente caída bursátil han llegado a la conclusión que no deben asumir más riesgo del que recomienda su perfil, por mucho que los fondos conservadores y los depósitos apenas den rentabilidad.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.