Madrid ocupa el puesto 34 en ránking de ciudades más caras y Barcelona, el 40

Madrid figura en el puesto 34 de las ciudades más caras del mundo y Barcelona en el 40, según el índice de referencia del banco suizo UBS, que coloca a Zúrich en el primer puesto de las urbes más costosas, seguida de Ginebra y de Oslo.

El informe, que se publica desde 1971 y se encuentra en su décima séptima edición, compara los precios y salarios de 77 ciudades internacionales mediante la evaluación de 128 precios de varios bienes y servicios, así como los ingresos medios de 15 profesiones que representan a la población activa media.

Madrid y Barcelona se sitúan en todos los índices importantes en la parte media del análisis.

De los países latinoamericanos, Ciudad de Panamá es la más cara.

Si se incluye el precio de los alquileres en la cesta de los gastos, las ciudades más caras son Zúrich, Ginebra y Nueva York, frente a las más baratas que son El Cairo, Lagos y Kiev.

Los salarios brutos son los mejores en Ginebra, Zúrich y Luxemburgo y los peores en El Cairo, en Bombay y en Nueva Delhi.

En cuanto al poder adquisitivo -medido por el salario anual neto- el primer puesto es para Los Ángeles, por delante de Zúrich y Miami frente a las menos pudientes Lagos, El Cairo y Yakarta.

Medido por el nivel de precios, Madrid se coloca en el trigésimo cuarto puesto en el índice sobre el coste de la vida.

En lo que se refiere al nivel de salarios figura en el trigésimo primero y en el poder adquisitivo en el 36.

Si se incluye el impacto del alquiler en el coste de vida en Madrid, la capital española se sitúa en el puesto 35.

Para ilustrar el poder adquisitivo de los madrileños, UBS señala que para que los ciudadanos puedan comprarse una hamburguesa Big Mac tienen que trabajar 27,8 minutos, cuando en el caso de Nueva York los trabajadores necesitan solo 15,2 minutos.

Nueva York se sitúa en el ránking global en el quinto puesto, por detrás de Copenhague, pero es la ciudad de referencia para todas las comparativas al sumar cien puntos en el índice general.

Para la compra de un iPhone X un madrileño tiene que trabajar 140,5 horas de media frente a los 54,1 de un neoyorquino.

Si quiere ir a la peluquería sin embargo, los madrileños tienen que trabajar menos que los neoyorquinos.

Para un corte de pelo masculino tienen que trabajar 119,6 minutos frente a los 129,1 de los residentes en Nueva York.

Si una mujer va a la peluquería, en Madrid hacen falta 208,1 minutos y en la Gran Manzana 214,8.

En lo que se refiere a Barcelona, la ciudad condal se ubica en el cuadragésimo puesto de las 77 ciudades más caras del mundo evaluadas por UBS por los niveles de precios.

Barcelona figura en el trigésimo puesto si se mide por el nivel de los salarios y en el 34 en el poder adquisitivo.

Incluyendo el alquiler, la segunda ciudad española se sitúa en el puesto 36 de 77.

Medido por el índice Bic Mac, un barcelonés tiene que trabajar 28,6 minutos para comprarse una hamburguesa, para adquirir un iPhone X 121,6 horas, para un corte de pelo masculino 145,5 minutos y para uno femenino 257,5 minutos.

Los que menos minutos tienen que trabajar para comprarse un Big Mac son los residentes en Hong Kong, Taipei y Tokio, mientras que los que más esfuerzos tienen que hacer son los de Nairobi, el Cairo y Lagos.

Para hacerse con un iPhone los que menos tienen que dedicarse a trabajar son los trabajadores de Zúrich, Ginebra y Los Ángeles y los que más los cairotas, los residentes de Bombay y de Nueva Delhi.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.