La economía rifeña paga los efectos de la crisis y no termina de despegar

La economía del Rif, en el norte de Marruecos, no logra salir del subdesarrollo por la falta de infraestructuras, la inadecuación entre la oferta y la demanda de empleos y las diferencias entre los distintos órganos de decisión, nacionales y regionales.

Las protestas que sacudieron la región en la primera mitad de 2017 -y que dieron paso al encarcelamiento de cientos de personas- dejaron en la región y su capital, Alhucemas, profundas huellas aún visibles en la parálisis económica, pese a los esfuerzos del Estado por invertir a toda prisa y acabar así con un atraso histórico.

Alhucemas (400.000 habitantes entre la capital y su provincia) cuenta con un aeropuerto y un pequeño puerto de pasajeros sin capacidad comercial, pero no está conectada con la red ferroviaria nacional, ni la amplia red de autopistas de Marruecos ha llegado todavía hasta aquí.

Después de las revueltas de 2017, los sectores con mayor potencial en la región como la pesca marítima, el comercio y el turismo (la industria es casi inexistente) han sufrido una evidente ralentización, mientras que las inversiones se hacen esperar.

El alcalde de Alhucemas, Mohamed Budra, lamenta en declaraciones a Efe que la actividad turística pasa por una situación de estancamiento: primero, el turismo interno, que ha desertado de la región como hacen los turistas de todo foco de inestabilidad.

Pero -recuerda Budra- también se ha notado en 2017 una disminución de las visitas de la numerosa comunidad rifeña procedente de Europa, que suelen dinamizar la economía local en los meses veraniegos, además de enviar durante todo el año remesas vitales para muchas familias.

El sector de pesca marítima sufre también, y de los más de 40 grandes barcos que fondeaban en el puerto de la ciudad, ahora quedan menos de diez, debido, entre otras cosas, a la falta del apoyo por parte del Estado.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.