La CE quiere que multinacionales expongan lo que tributan por sus beneficios

Bruselas ha dado hoy un paso más en la lucha contra la evasión fiscal con una propuesta que pretende obligar a las multinacionales a exponer a la opinión pública lo que pagan en impuestos sobre sus beneficios en cada país de la Unión Europea (UE) y en los considerados paraísos fiscales.

Al calor del escándalo que ha creado la filtración de los "papeles de Panamá", la Comisión ha presentado una nueva iniciativa que "requerirá a las multinacionales que hagan publica información fiscal clave", en palabras del comisario europeo de Servicios Financieros, Jonathan Hill.

En concreto, la CE quiere que todas las grandes compañías -europeas o no- que tienen unos ingresos de más de 750 millones de euros publiquen en sus páginas web información como la cantidad de impuestos que tributaron en cada país europeo y los beneficios que allí generaron, junto a otra serie de datos.

También deberán dar cuenta detallada de los impuestos que pagaron en aquellos países que entren dentro de la lista de paraísos fiscales que Bruselas está preparando, dentro de sus esfuerzos por atajar la sangría que calcula que pierde la Unión Europea (UE) al año por elusión fiscal: entre 50.000 y 70.000 millones de euros.

Con la propuesta presentada hoy la UE iría "un paso más allá" de lo estrictamente acordado en materia de lucha contra la evasión fiscal en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Esto ha despertado la tradicional preocupación del sector empresarial europeo respecto a avanzar más rápido que el resto de sus competidores en cualquier domino que no considere ventajoso para las empresas.

La patronal BusinessEurope avisó de que la propuesta "amenaza con minar nuestro atractivo como lugar de inversión, especialmente para inversores extranjeros", unas críticas que, sin mencionarlas directamente, Hill ha rechazado al alegar que la exposición aumentará la competitividad "justa" entre compañías.

"Un escrutinio público adicional promueve una competencia más justa dentro de la Unión Europea y es beneficioso para las compañías", insistió la Comisión Europea en los documentos que acompañan a la propuesta.

Sin embargo, las reticencias empresariales son compartidas por varios países, encabezados por Alemania, que en marzo dieron su visto bueno a compartir más datos entre las autoridades de control fiscal nacionales, pero mostraron su rechazo a hacer público los datos de las compañías para proteger su competitividad.

Se teme que los competidores puedan utilizar datos que se harán públicos, como el número de empleados, para anticipar los movimientos de sus rivales,

"Una ampliación de plantilla puede revelar la intención de llevar a cabo una expansión", explicaron fuentes comunitarias.

No obstante, el escándalo de los "papeles de Panamá", que revelan cientos de presuntos casos de evasión a través de la creación de empresas en paraísos fiscales y ha salpicado a varios gobiernos como el británico, podría llevar a estos países a ser menos vocales en su rechazo a una propuesta que busca una "mayor transparencia".

La iniciativa tendrá que recibir el visto bueno de Parlamento Europeo, donde el Grupo de Socialistas y Demócratas ha celebrado la propuesta como un "paso en la buena dirección", pero ha lamentado que sea "insuficiente".

Considera que los criterios para incluir a países en la lista negra son "demasiado estrictos" y que limitar la aplicación de las nuevas exigencias a las empresas de más de 750 millones de euros cubrirá "menos de 2.000 compañías en la UE", en lugar de las 6.000 que calcula la Comisión.

Los líderes de algunos principales grupos en la Eurocámara, como los socialdemócratas y también los liberales, apoyaron hoy una investigación especial de las prácticas fiscales oscuras descubiertas en los papeles de Panamá, mientras que los conservadores respaldaron que haya "plena transparencia" pero apostaron más bien por la propuesta de la CE de hoy.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.