König dice que se debe cumplir norma y aplicar quita antes de inyectar fondos

La presidenta de la Junta Única de Resolución, Elke König, recalcó hoy que tanto Italia como el resto de países deben cumplir las normas europeas y aplicar pérdidas a los accionistas y bonistas de los bancos antes de poder recurrir a inyecciones de dinero público para sanear entidades.

"Todos hemos acordado que los rescates internos y no los rescates externos son nuestro sistema a día de hoy, y no he escuchado nada en contra de esto", aseguró Köning en la Eurocámara, preguntada por el interés del Gobierno liderado por Matteo Renzi de inyectar fondos en la banca sin aplicar pérdidas a los accionistas y depositantes.

Las normas establecen que, ante potenciales pérdidas en un rescate, se puede recurrir a los fondos de resolución nacionales y al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para proteger hasta un 5 % del pasivo de una entidad, pero solo cuando se hayan aplicado quitas equivalentes a un 8 % del pasivo.

Estas quitas tienen que aplicarse según una jerarquía, empezando por los accionistas, seguidos de la deuda subordinada y los bonos júnior, la deuda sénior y finalmente de depósitos no asegurados (los menores de 100.000 euros están protegidos).

Durante una comparecencia ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara, Köning defendió la solidez de las reglas europeas de resolución bancaria, así como del mecanismo europeo creado para reestructurar y liquidar bancos en dificultades.

Aseguró que ambos dan margen y "también algunas soluciones, por ejemplo cuando hablamos de ciertos casos, como la recapitalización hecha con carácter preventivo".

König señaló que en algunos casos se puede querer compensar a los accionistas y bonistas que pueden sufrir pérdidas por haber comprado productos sin saber que incluían este riesgo, pero señaló que esto "no es una cuestión" que tenga que ver con las reglas de resolución que, recalcó, son "claras".

"El reparto de esfuerzos (pérdidas) tiene que suceder", subrayó.

König también señaló que el marco europeo de resolución es "sólido", pero debe ser ahora acompañado por "más trabajo", para desarrollar por ejemplo el tercer pilas de la Unión Bancaria: el sistema de garantía de depósitos.

Roma negocia actualmente con Bruselas la posibilidad de emplear capital público para ayudar a los bancos que enfrentan dificultades, para lo que trata de evitar que los ahorradores sufran pérdidas.

Sin embargo, Bruselas y la Eurozona han recordado en varias ocasiones al Ejecutivo de Renzi que debe atenerse a las reglas en vigor y evitar las inyecciones de dinero público, en palabras del presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

La banca de la tercera economía de la Eurozona acumula una enorme cantidad de préstamos fallidos, que algunos valoran en más de 200.000 millones de euros, aunque responsables italianos y europeos se han apresurado a calmar el temor de los mercados, entre ellos la canciller alemana Angela Merkel.

Banca Monte Paschi di Siena (BMPS), cuyas acciones han sufrido pérdidas durante buena parte de la semana por las dudas sobre su estabilidad, es una de las entidades más afectadas.

El Banco Central Europeo (BCE) ha instado a la tercera mayor entidad italiana y la más antigua del mundo a reducir en 10.000 millones de euros los créditos morosos que posee, por lo que ahora se estudian posibilidades para respaldarla durante su saneamiento.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.